The Last Of Us: Al final no eramos los últimos

The Last Of Us: Al final no eramos los últimos

31/08/2022 1 Por Francisco Sgherza

The Last Of Us vuelve en forma de remake y nos embarcamos una vez más en este viaje emocional y violento para contarles todo sobre este regreso.

The Last Of Us está de vuelta. El éxito de 2013 regresa a las consolas de PlayStation, está vez con una remake reconstruida para PlayStation 5. En Gamer Con Mate tuvimos el placer de jugarlo de forma anticipada gracias a la gente de PlayStation Latam. Para quienes no sepan de qué estoy hablando, se trata de un juego desarrollado por Naughty Dog (Crash Bandicoot/ Jak and Daxter/ Uncharted), quien emocionó y definió una generación, y publicado por Sony Interactive Entertainment

El juego dirigido por Neil Druckmann mezcla los géneros de acción y aventura con el terror, y a su vez prima con fuerza el componente narrativo. Este aspecto elevó la vara de los productos del estudio, y se vio trasladado a los juegos posteriores del estudios (Uncharted 4, The Last Of Us Parte 2, y The Lost Legacy), donde la narrativa pasó a ser casi tan importante cómo la acción misma del juego. 

Tras el lanzamiento de The Last Of Us Parte II, que pueden encontrar mi reseña acá, se empezó a rumorear con fuerza que el estudio estaba trabajando en una remake del primer juego con el motor y las mejoras del segundo. Ahora, tan sólo dos años después, tenemos nuevamente en nuestras manos este viaje fantástico por lo mejor, y lo peor, del alma humana. Así que si me acompañan les voy a comentar las cosas que necesitan saber sobre The Last Of Us Parte I.

Una de las primeras cosas que salta a simple vista es que The Last of Us ligeramente cambió de nombre para amoldarse a su secuela. La segunda parte de esta aventura está intrínsecamente ligada a la primera y no es tanto una secuela, sino una expansión de la misma historia y universo. Es por eso que la remake adoptó la Parte I a su título. 

The Last Of Us nos presentó una nueva forma de ver un mundo post apocalíptico, desde el principio nos sentimos inmersos en lo que estaba ocurriendo mientras seguíamos la vida de Joel Miller. Un hombre común tuvo que aprender a sobrevivir después de conocer el infierno y salir adelante.

También Pueden Leer – Sobrevivimos a un mundo desconocido con Digimon Survive

Lo interesante de la forma en la que se nos cuenta el juego es que podemos revivir los momentos iniciales en que el brote de Cordyceps llega a su pico y empiezan las evacuaciones. El juego después salta 20 años en el futuro, donde se desarrolla la historia. En el caso que nunca hayan tocado The Last Of Us en el pasado, y que por alguna razón del destino hayan llegado hasta acá sin saber nada al respecto no se preocupen que voy a intentar mantener la review libre de spoilers lo más posible.

El fin del mundo cómo lo conocemos

El juego se desarrolla a lo largo de varias temporadas, aunque la primera es la más larga, y comprende el viaje de Joel y Ellie a través de un Estados Unidos completamente  devastado por la pandemia, y por todo lo que vino después. Haciendo un paréntesis, hay algo curioso en haber podido reseñar The Last Of Us Parte I a mediados de 2020, cuando teníamos ya varios meses de aislamiento debido a una pandemia propia. El experimentar algunas escenas del juego original, después de los últimos dos años, fue una experiencia diferente. ¿Recuerdan el caos del papel higiénico?

En fin, el viaje nos lleva a través de ciudades y pueblos destruídos mientras intentamos encontrar un grupo llamado Las Luciérnagas. De eso se trata a fin de cuentas The Last of Us, no tanto sobre el destino, que también es importante, sino sobre el viaje. El desarrollo de la relación entre los dos personajes principales y cómo se ven afectados por el mundo que los rodea, tanto por los eventos del juego como también por sus pasados, y cómo sus vivencias los modificaron de alguna forma, son el eje central de la historia.

Estamos en un mundo post apocalíptico donde las atrocidades mutadas por la Infección Cerebral por Cordyceps no es el único problema que tiene la humanidad. Como mencioné anteriormente toda esta situación sacó a relucir lo peor de la humanidad, y es algo que vamos a ver durante todo el juego. Este es un mundo cruel que no perdona, y así lo vamos a ver reflejado en muchos diálogos y situaciones en que Joel y Ellie se van a encontrar.

También Pueden Leer – Marvel ’s Spider-Man Remastered llegó a PC y lo reseñamos



Algo maravilloso desde el punto de vista de los personajes es el contraste en la personalidad de Ellie. Joel por un lado es un personaje complejo que se vio afectado por las decisiones que tomó en el pasado, y por todo lo que perdió. Si bien lo vemos evolucionar a lo largo del juego, y abrirse mucho más con Ellie a medida que la historia avanza, tiene un matiz más constante. Ellie por otro lado se muestra cómo una persona cruda, de pocas pulgas, y con respuestas violentas en las situaciones límite. Pero por otro lado tiene un aspecto más vulnerable y humano, y que en determinadas situaciones nos recuerda que tiene apenas 14 años, y que no vio nada del mundo – y lo que vio no es un reflejo fiel de lo que pudo haber sido. 

Este es un punto fundamental, y quizás nos haga pensar automáticamente en los niños que nacieron durante el aislamiento del 2020. Ellie nació en un mundo devastado y vivió la mayor parte de su vida dentro de las zonas de cuarentena (salvo algunas escapadas, que se cubren en Left Behind). De esta forma, Ellie cambia por completo de su tono más sombrío a la sorpresa radiante y la inocencia de alguien que a sus 14 años se maravilla con cosas nuevas. Algo que contrasta aún más cuando jugamos The Last Of Us: Parte II, una segunda parte mucho más oscura y dura, aunque tiene sus momentos en los que brilla la felicidad.

Viejos perros con nuevos trucos

Ahora, la gran pregunta que todo el mundo quiere confirmar es ¿Cambió algo? Antes de seguir hablando del juego vamos a dirigirnos al elefante infectado con Cordyceps en la habitación. Se trata del mismo juego que jugamos en 2013 de principio a final, y no, no se incorporan los cambios de gameplay de la parte 2. Dicho esto, el juego tiene algunas novedades que lo hacen sin duda la mejor versión de sí mismo.

A diferencia de la segunda entrega, si sólo jugaron la parte 2, The Last Of Us Parte I es más lineal y no tiene zonas tan abiertas. Esto no ha cambiado para nada, y en toda su estructura el juego se mantiene de la misma manera, los mismos puzzles, las mismas situaciones, y las mismas locaciones. Todo esto, para bien y para mal, no sufrió ningún cambio. Pero donde The Last Of Us Parte I sale a relucir es en los detalles, algo que en un principio se puede pasar por algo incluso, pero que al mostrarnos cada nuevo lugar nos deja con la boca abierta. 

El apartado gráfico es quizás lo que resalta en primera instancia. Las animaciones y los modelos de los personajes fueron alterados y mejorados para actualizarlos y aprovechar el hardware de nueva generación. El juego se ve en línea con la segunda parte que salió para PlayStation 4, y profundiza en los detalles con cosas cómo el trazado de rayos en tiempo real y el audio en 3D que nos permite escuchar cosas en mucho mayor detalle, e incluso de qué dirección vienen. 

Los edificios reflejados en las grandes acumulaciones de agua además de los NPC que nos encontramos por el mundo le dan una inmersión mucho más profunda. Sobre todo cuando el Dual Sense entra en escena y nos permite sentir el entorno, cómo las gotas cuando llueven. En este punto particular me resultó un poco curioso que en un momento determinado del juego no había respuesta háptica con las gotas de lluvia, pero después todo funcionó sin problemas algunos.

Estas cosas nos dan la sensación de un mundo mucho más vivo e impactante. Pero desgraciadamente las mejoras en el gameplay que vimos en The Last Of Us: Parte II no están todas ahí, y es algo que se echa de menos. Tumbarse cuerpo a tierra en determinadas situaciones, hubiera hecho la vida mucho más fácil a Joel y, por consiguiente, al jugador. De todas formas, los cambios que sí llegaron son los que quizás no se ven a simple vista pero ayudan a una experiencia más integral cómo en la IA enemiga que se asemeja más a la del 2 que a la original. Aunque el hecho de que los oponentes sigan pasando por alto a nuestros compañeros, es algo que sigue rompiendo un poco la experiencia. 

También pueden leer – Cult Of The Lamb: El culto de los ¿inocentes?

Con The Last Of Us pasa algo curioso, y que no vamos a ignorar fue motivo de controversia, y es que se mantiene cómo un juego sumamente vigente al día de hoy. Ya la versión de PlayStation 3 se veía increíble y su remaster para PlayStation 4 lo dejaba bastante más pulido. Entonces cuesta un poco ver la razón detrás de una remake de un juego que ya era de excelencia. Pero cuando jugamos The Last Of Us Parte I, todo eso que ya era increíble se ve muchísimo mejor. Además que se siente mejor también ya que además de lo que mencioné se suman los gatillos adaptativos que hacen que sintamos cada arma en nuestras manos. Algo que incluso varía cuando empezamos a mejorar el tiempo entre disparos.

Para ir redondeando la reseña, se puede decir que adquirir o no The Last Of Us Parte I es una decisión bastante sencilla de tomar. Se trata exactamente del mismo juego, pero en su mejor versión posible. Quienes hayan amado la primera entrega van a amar esta remake, y quienes no hayan tenido la posibilidad de jugarlo en estos casi 10 años y tienen una PlayStation 5, es la mejor versión en la que lo van a jugar. 

Una vez más, tienen que tener en cuenta que las mejoras de mecánicas vistas en The Last Of Us 2 no van a estar presentes, y aunque es realmente una lastima que no se hayan incorporado, el juego se sigue disfrutando igual de bien. Además, y a pesar de algunas dudas y confusión al principio, el juego viene con el contenido descargable Left behind, que expande la historia de Ellie y nos cuenta lo que ocurrió en las semanas previas a que su destino se entrelazara con el de Joel.  

The Last Of Us Parte I se pone a la venta el día 2 de Septiembre en exclusiva para la consola PlayStation 5, donde se puede conseguir por 70 y 80 dólares estadounidenses en sus versiones Standard y Deluxe Digital. Se prevé que más adelante esté disponible también en PC.

Conclusión personal

The Last Of us Parte I fue sin duda alguna una experiencia tan maravillosa y me hizo sentir cómo cuando jugué al original la primera vez allá por el año 2013. Se trata de una remake que tiene mucho apoyo en las funciones de accesibilidad (incluso puede usar el Dual Sense para que las personas con dificultades «sientan» los dialogos, o de donde provinenen los diparos), además claro de en el nuevo apartado gráfico y en el increíble trabajo de los modelados de los personajes y las animaciones. Mientras que es verdad que el juego no ofrece ningún area nueva o no incorpora las mecánicas de The Last Of Us Parte II, y eso es realmente algo que se hechó de menos, es innegable que The Last Of Us Parte I es una obra fantástica que, necesitara o no ser una remake, es ciertamente bienvenida y disfrutada. ¿Para quienes se recomienda? Cómo mencioné en la reseña, esta pregunta es fácil. Si nunca jugaste The Last Of Us y tenés una PlayStation 5 es imperativo que te hagas con una copia, es la mejor versión del juego. Y sí ya lo jugaste y podes disponer del dinero sólo por los extras en calidad, lo mismo. Pero si estabas buscando algo que agregara contenido de historia extra o mecánicas nuevas que cambiaran al juego, no es tu edición. 

Datos extra

  • Desarrollador: Naughty Dog 
  • Publisher: Sony Interactive Entertainment
  • Plataformas: PlayStation 5
  • Fecha de publicación: 2 de Septiembre de 2022
  • Análisis hecho en: PlayStation 5
  • Análisis publicado: 31 de Agosto de 2022