God of War Ragnarök: Mi amigo es el final

God of War Ragnarök: Mi amigo es el final

16/11/2022 1 Por Francisco Sgherza

God of War: Ragnaröok ya está entre nosotros, y gracias a PlayStation Latam lo reseñamos para contarles todo lo que necesitan saber de este épico viaje.

God of War: Ragnarök ya está entre nosotros, el último viaje de Atreus y Kratos por sobrevivir al Ragnaök es una realidad, y en Gamer con Mate lo reseñamos. Para quienes hayan estado dormidos bajo una piedra los últimos años y no sepan de qué estoy hablando, God of War: Ragnarök se trata de la secuela del GOTY de 2018, God Of War. Este nuevo título funciona cómo una culminación de una saga que comenzó hace más de 20 años en Grecia con el general Espartano, y posterior Dios de la Guerra, Kratos. El juego fue una vez más desarrollado por Santa Monica Studio y publicado por Sony interactive Entertainment.

Después de mucho esperar y de pasar un tiempo largo sin ningún tipo de información acerca del juego, God of War: Ragnarök recibió finalmente su fecha de lanzamiento oficial para el 9 de Noviembre pasado. El juego llegó, lo terminamos, y ahora que lo jugamos estoy acá para contarles todo lo que necesitan saber sobre la épica aventura a través de los 9 reinos que les espera a Kratos y compañía. 

Eso sí, un pequeño disclaimer, algunas cosas implican spoilers del final del primer juego. Así que si todavía no lo han jugado, tengan en cuenta que durante la review voy a hacer mención a dichos detalles los cuales son mencionados en el primer trailer de Ragnarök.

Al momento de escribir estas líneas me encuentro recién habiendo terminado la campaña principal y sólo puedo decirles que no termino de procesar todo lo que pasó en las casi 40 horas que me llevó completarla. Si me hubieran preguntado en las primeras 6 a 10 horas si hubiera votado God of War Ragnarök para juego del año me hubiera mostrado muy dubitativo, y es que durante el primer tramo, Ragnarök es sumamente continuista de God of War (2018) donde se siente que no hay cambios sustanciales.

También pueden leer – Pentiment: Arte, Penitencia, y Sangre

Esto por supuesto no es algo necesariamente malo ya que hablamos del juego que salió juego del año para The Game Awards en dicho año, y sin embargo ahí estaba esa sombra de duda. Demás está decir que todo cambió con una progresión brutalmente fantástica, una narrativa sublime, y mecánicas que se van agregando a lo largo de todo el juego. Además, esos momentos se mantienen bien arriba gracias a la interpretación de los personajes con unas actuaciones que esta vez llegan al alma más que nunca. 

God of War: Ragnarök

Fimbulventr

El juego comienza más o menos tras el final de God of War (2018) con algunos eventos que se van a solapar entre el final del juego y su escena post crédito. El asesinato de Baldur a manos de Kratos y Atreus puso en marcha el Fimbulventr y la sombra del Ragnarök se asoma sobre nuestras cabezas. Atreus, mucho más crecido que en la anterior entrega y con mucho por aprender, quiere prepararse para el Ragnarök mientras que su padre sólo quiere prepararlo para lo que vio en su mural. 

Nuestro reencuentro con Kratos se da en la escena que vimos en el primer tráiler de Ragnarök y durante toda esta primera parte se desarrolla mucho más la relación padre e hijo entre Kratos y Atreus. Se trata de un juego con una carga emocional muchísimo más profunda donde los conceptos de soltar y aceptar están en el ambiente en todo momento, aunque esta vez los lazos parentales no son el único motor.

Quienes hayan jugado God of War conocen el destino del que Kratos es consciente y le aguarda al final del camino, y para lo que quiere preparar a su hijo, así llegado el momento esté listo. Desde este primer momento en adelante el juego es una montaña rusa de emociones sumamente profundas desde el miedo, la ira, el amor, y la felicidad. Todo por supuesto bajo la óptica de este mundo hostil y la tutela de Kratos, quien sabemos a veces puede ser un poco áspero, aunque esta vez lo vamos a ver un poco más cercano que en anteriores entregas.

God of War: Ragnarök

Toda esta primera etapa se ve increíble y los efectos del Fimbulvetr hacen que la Midgard que conocimos luzca completamente diferente. El Lago De Los 9 está congelado en su totalidad lo que da lugar a un páramo helado no sólo diferente visualmente, sino en su topología con nuevos lugares para explorar. Claro que esto no sólo aplica a Midgard, sino que cada uno de los reinos que visitamos previamente sufrió un cambio sustancial en su ecosistema. De esta forma Santa Monica logra darnos algo completamente diferente incluso cuando volvemos a visitar lugares que ya vimos hace 5 años.  

También pueden leer – Bayonetta 3 y los multiversos de la sensualidad

Esta sensación de continuidad no es gratuíta, el juego se divide ahora en dos tipos de gameplay y aunque ya se lanzó no quiero arruinarles las sorpresas que guarda, pero sí puedo decir que algunas cosas cambian. Acá se suman nuevas mecánicas para Kratos y sus acompañantes, y donde se empieza a ver la variedad que God of War Ragnarök tiene para ofrecer. Esta continuidad es necesaria para construir un puente entre God of War (2018) y la secuela, y viene acompañado estrechamente tanto por el gameplay cómo por la narrativa. Todo lo que pasa ocurre por una razón y se construye a través de una historia cargada de emoción, y un gameplay cargado de combate.  

Además God of War: Ragnarök no se trata solamente de Kratos y Atreus, sino que es una historia de todo el mundo, y el fin del mundo por supuesto. Al transicionar del primer al segundo título de la saga Nórdica, ya tuvimos la posibilidad de conocer a ambos personajes, lo que da lugar al desarrollo tanto de viejos cómo nuevos aliados. 

Esto sin descuidar en ningún momento la relación entre Kratos y Atreus, la cual en más de una ocasión la vamos a poder ver desde ópticas diferentes, lo cual la profundiza muchísimo más. La información incompleta con la que cuenta Atreus/ Loki sobre él Ragnarök, además de los miedos paternales de Kratos, van a presentar focos de discusión constantes entre padre e hijo que culminan en momentos de tensión y engaños por parte del joven adulto. Se puede decir sin lugar a dudas que tiene un nivel de madurez y un desarrollo de personaje muchísimo más profundos que los de God Of War (2018), y maneja una narrativa sublime para dar forma tanto a los 9 reinos cómo a nuestros personajes. 

God of War: Ragnarök

A diferencia de otros títulos de la serie, Ragnarök maneja un humor muy particular, en algunos casos un poco extremado, que nace a raíz de los diferentes personajes y sus trasfondos. Por momentos el juego parece una sitcom donde vemos a Kratos compartiendo momentos más mundanos con Atreus y compañía lo que le da un contraste bastante curioso entre los momentos más tensos de la historia y el resto del desarrollo.

Ragnarök

El sistema de combate es una evolución del título anterior sobre el cual se monta directamente, aunque hay algunos elementos del combate que hemos adquirido que Kratos ya no los tendrá. Esto es un punto flojo pero que aparentemente se explicaría con una línea de Mimir respecto al Fimbulvetr

Algo curioso sobre cómo está construído God of War: Ragnarök es que al comienzo del juego, y durante una buena porción de horas, los combates son contra enemigos bastante básicos. Nos vamos a encontrar matando sabandijas más tiempo del que nos hubiera gustado, y llega un punto donde nos preguntamos si no hay más. Esto nos hace preguntarnos ¿Dónde está la epicidad? Y es justo en este punto que el juego consigue completar su transición y mostrarnos el verdadero Ragnarök

God of War: Ragnarök

A medida que crece su historia el juego también crece y es donde ofrece nuevas mecánicas, incluídas nuevas armas, y nuevos enemigos para combatir. Además claro que cada uno de los 9 reinos va a ir presentando enemigos nuevos e incluso algunos peligros que están relacionados a la fauna y flora local. Un aspecto muy interesante es que algunos de los aspectos nuevos provienen de la combinación de habilidades entre Kratos y alguno de sus acompañantes. En líneas generales el NPC que nos acompaña usa cómo ataque flechas rúnicas por lo que podemos combinarlo con nuestros ataques elementales (Hielo y Fuego) para acabar con nuestros enemigos, o para la resolución de los muchos puzzles que nos vamos a encontrar.  

También pueden leer – Sackboy: Una gran aventura que llega a la PC

Para esto no sólo vamos a tener los árboles de habilidades de Kratos sino también de nuestros compañeros, sólo accesible cuando están con nosotros cuyas mejoras nos van a ayudar en combate.  Estos árboles de habilidades son independientes para cada una de las armas de las que disponemos, al igual que para nuestros acompañantes. Los cuales podemos desarrollar si usamos la experiencia ganada en combate o al cumplir misiones principales y secundarias. 

En resumen God of War Ragnarök nos ofrece una versión mucho más grande y brutal de lo que ya vimos, con algunos agregados nuevos en el departamento del gameplay que le van a ir dando variedad al juego a lo largo de las casi 40 horas que lleva terminar la campaña principal (más menos dependiendo cuanto les tomen determinados jefes). Todo esto teniendo en cuenta que el juego ofrece además mucho contenido adicional en forma de misiones secundarias de duración variable y que aportan en expandir el lore de este mundo. 

El dios de la guerra

Cómo para ir redondeando la reseña quisiera dirigirme a los aspectos técnicos del juego y a su apartado gráfico, además de cómo está implementado el Dual Sense en el caso de PlayStation 5 que es donde se reseñó. En primer lugar y hablando puramente de la estética del juego, Midgard, y el resto de los 9 reinos, se ve alucinante. El juego mantiene la misma estructura lineal que en la anterior entrega pero con algunas áreas más abiertas que dan lugar a la exploración. 

Cada uno de estos lugares cuenta con paisajes bellísimos sumamente detallados, incluso los más áridos cómo Muspelheim donde su paisaje rocoso y sus ríos de lava están crafteados con el máximo cuidado. El juego se centra muchísimo en los detalles por lo que se puede ver en el Lago De Los 9 los peces que quedaron congelados durante el Fimbulvetr, o los peces y el lecho del lago cuando exploramos los canales de Nidavellir

God of War: Ragnarök

A donde sea que miremos el juego nos va a recibir con vistas asombrosas las cuales nos vamos a quedar un buen rato contemplando después de los intensos combates. Aunque sí me sorprendió notar que los tiempos de carga son un poco más largos de lo que hubiera esperado, estamos hablando de la ridícula cantidad de un par de segundos y puede haber sido una percepción meramente personal. 

También pueden leer – Modern Warfare II reinventa de nuevo el combate moderno

En lo que respecta a la implementación de la respuesta háptica del Dual Sense el juego nos va a hacer sentir una gran cantidad de detalles (cómo les dije es un juego que repara mucho en ellos). Siempre que estemos a bordo del bote o en el trineo, vamos a sentir el efecto del agua o del hielo debajo de los mismos. Para el primer caso si Kratos está remando del lado izquierdo el efecto lo vamos a sentir sobre este lado del control, y viceversa. En cuanto al segundo, vamos a sentir una vibración más “rugosa” si nos desplazamos sobre la nieve que la sensación más continua y “fina” que sentimos en las manos si lo hacemos sobre el hielo. Aunque por supuesto una cosa es que se los diga, y otra experimentarlo por ustedes mismos. 

God of War: Ragnarök se puso a la venta el día 9 de noviembre en exclusiva para las plataformas PlayStation 4 y 5, y se puede conseguir tanto en formato físico en tiendas cómo en formato digital en la Store de PlayStation por U$S 70. 

Conclusión personal

God of War: Ragnarök fue sin lugar a dudas un título que esperé durante mucho tiempo, es de esos juegos que uno espera desde el mismo momento en el que termina el título anterior. Gracias a los dioses la espera valió la pena, y aunque al principio parecía que el juego no iba a aportar nada nuevo y que faltaba esa cuota de “epicidad”, terminó por mutar con el desarrollo de su historia y su jugabilidad generando un puente de transición de la historia familiar y acotada de la anterior entrega a la historia más global de Ragnarök. Todo eso sin dejar afuera el crecimiento personal de nuestros protagonistas, los cuales tienen un desarrollo personal muchísimo más profundo de lo que podíamos esperar. Definitivamente un indispensable en la biblioteca de juegos de todos los poseedores de una PlayStation

Datos extra

  • Desarrollador: SIE Santa Monica Studio 
  • Publisher: Sony Interactive Entertainment 
  • Plataformas:   PlayStation 4 y 5
  • Fecha de publicación: 9 de Noviembre de 2022
  • Análisis hecho en: PlayStation 5
  • Análisis publicado: 16 de Noviembre de 2022