Yurukill: Calumnias que matan

Yurukill: Calumnias que matan

12/07/2022 1 Por Facundo Joel Petrolo Iriarte

¿Una visual novel mezclada con SHMUP? ¡Raro, raro…pero no imposible! Bienvenido a Yurukill Land, donde tu destino como prisionero está a un botón de distancia.

Desde que juegos como 999 o Danganronpa popularizaron el elemento narrativo de un “killing game”, hubieron muchos juegos que quisieron subirse a la montaña rusa para contar la historia de un juego mortal que pone en riesgo la vida de un grupo de personas cómo Exile Election o Raging Loop. Ahora le llega el turno a Yurukill: The Calumniation Games para demostrar de lo que es capaz pero, la pregunta que hay que contestar es ¿Da un buen resultado o esta atracción terminará teniendo un accidente y caerá al abismo?

Yurukill es una visual novel protagonizada por Sengoku Shunju, un muchacho que lleva encarcelado 10 años por un crimen que no cometió que despierta en una celda desconocida con un anillo que le cubre el cuello. Mientras intenta entender su situación aparece una mujer misteriosa con máscara de zorro llamada Binko que le cuenta a él y a los demás encarcelados que fueron condenados sin pruebas de su inocencia o culpabilidad. Además les informa que van a estar participando del Yurukill Game, un juego que consiste en visitar atracciones de un parque de diversiones y donde el ganador será concedido con la libertad, sin importar la condena que lleven. 

Pero obviamente estas atracciones no serán inofensivas sino que lo más probable es que pocos salen vivos de los múltiples peligros. Lo que es más, cada prisionero estará en pareja con un “ejecutor” que no está en peligro en ningún momento y al cual deben obedecer y respetar ya que tendrán en su posesión una tablet con dos botones: “Perdonar” o “Matar”. El primer botón lo explicaré más adelante mientras que el segundo le inyectará un veneno al prisionero por medio del anillo en su cuello, otorgándole una muerte dolorosa. ¿Ninguna presión en particular, no?

Una vez explicadas las reglas y después de una breve charla con Futa, otro prisionero de una celda lejana, Binko les entrega a todos un pedazo de papel para que escriban su última voluntad en caso de morir, lo cual Sengoku hace a regañadientes. En el medio de eso, una nota se cuela desde la celda de la derecha la cual dice que él escritor de la nota es el que verdaderamente cometió el crimen de Sengoku y que él debería tener más cuidado de dónde esconde la llave de su casa ya que es muy fácil encontrarla debajo de una maceta. Estos últimos y reveladores datos le dan un nuevo propósito al protagonista y promete no solo sobrevivir sino también descubrir quién fue el que lo inculpó de ese incendio mortal por el que fue condenado.

   

Antes de poner un pie en Yurukill Land, Sengoku conoce a su ejecutor, la tímida pero dura Rina Azami que por lo poco que podemos intuir, esquiva cualquier pregunta y contesta de forma muy  seca a cada cosa se le dice, además que es muy mandona. Con esta compañera a su lado, el dúo se reune en la puerta del parque de diversiones con los demás equipos de Prisioneros-Ejecutores los cuales son llamados por los siguientes nombres:

  • Mass Murderers Team: Rina Azami (Ejecutora) y Sengoku Shuju (Prisionero).
  • Death Dueling Duo Team: Kagura Kagutsuchi (Ejecutora), Futa y Raita Yamada (Prisioneros)
  • Crafty Killers Team: Izane Akegarasu (Ejecutora), Gentoku Omuro (Prisionero)
  • Sly Stalkers Team: Keiichi Oka (Ejecutor), Hanaka Ichirin (Prisionera)
  • Peeping Toms Team: Kristina Kobayashi (Ejecutora), Allan Poe Akechi (Prisionero)

También Pueden Leer – Una fiesta de leyenda con los Rabbids

Una vez hechas las introducciones de cada grupo, abordan un tren que los llevará a cada uno a la atracción designada y con él, el comienzo del juego mortal. Como pueden leer, las semillas de la curiosidad empiezan a florecer desde el primer momento de la aventura y las reglas del juego son explicadas al instante y sin vueltas como para empezar con todo. 

El juego está compuesto de varios capítulos, en los cuales controlamos al prisionero de cada equipo recorriendo la atracción que les corresponde, que son una suerte de salas de escape ambientadas en el crimen cometido. Para avanzar, es necesario resolver los puzzles que nos deparan en cada lugar, siguiendo generalmente una pequeña pista dejada por un pequeño robot conocido como “Gatekeeper” que nos impedirá proseguir. Los puzzles a resolver son variados e involucran adivinar una palabra en base al entorno en el que estemos, mover paneles deslizantes para componer una imagen, o formar lo que se conoce en matemática como un “cuadrado mágico”, entre muchos otros.

En esencia, ninguno de estos puzzles son complicados de resolver y las tres pistas que tenemos para cada uno pueden hacer del mismo algo trivial pero hay casos contados en que la gran barrera para la resolución la pone la misma traducción del juego ya que las explicaciones pueden ser poco claras o el problema a resolver depende del conocimiento del idioma japonés, entorpeciendo nuestro avance. Afortunadamente para la mayoría de estas situaciones, podremos hacer un poco de “prueba y error” y resolverlos de esta manera pero le quita la gracia a jugar un juego de este estilo.

El punto atrayente de Yurukill es investigar en cada episodio la relación de los prisioneros con sus ejecutores y con el crimen de turno. Cada prisionero admite no haber cometido el crimen pero tampoco poseen pruebas para declararse inocente, lo que cada vez más aumenta las sospechas y la tensión entre los personajes al punto del roce extremo, poniendo muy en claro que en cualquier momento, se puede presionar el botón de “MATAR” y acabar con esto en segundos. 

Pero los motivos de cada ejecutor van más allá de matar a un asesino, una razón más personal que justifica el sufrimiento que deben pasar los prisioneros durante todo el juego. Los personajes planteados en cada caso son interesantes y cada uno tendrá sus secretos que ocultar y que saldrán a la luz tarde o temprano. El juego hace un buen trabajo en ir revelando muy de a poco cada cabo que ata toda la red conspiranoica que conecta a los cinco equipos con el misterio principal: ¿Quien los mandó allí y por qué?

Debo decirles, señoras y señores, que el final de cada capitulo es cuando todo se vuelve verdaderamente japonés y es que cada visual novel tiene que tener algo que la destaque sobre las demás y en el caso de Yurukill debemos demostrar nuestra inocencia mediante un SHMUP…¿Que? No, no escribí mal, fiel lector, la verdad del asunto se oculta detrás de un shoot ‘em up.

También Pueden Leer – Fire Emblem Warriors Three Hopes: El romance de las tres casas

Al llegar al final de la atracción, la multifacética Binko nos someterá al Yurukill Judgement”, conectándonos a una máquina de BR (Brain Reality) para tener una conexión más profunda con el ejecutor y comenzará el stage de shoot ‘em up para demostrar nuestro poder de deducción y nuestro valor para seguir vivos, ya que el único que está en peligro de morir son aquellos que tienen ese anillo mortal en sus cuellos.

Estas secciones están muy bien llevadas y se nota que no fueron realizadas a las apuradas o a medio hacer, sino que verdaderamente estaremos en presencia de un SHMUP hecho y derecho. Cada prisionero tendrá su propia nave con un manejo distinto y comportamiento y es menester familiarizarse con estas lo más pronto posible. Por ejemplo, Futa tiene la nave más rápida y técnica, con la habilidad de disparar en todas las direcciones mientras que Gentoku se enfoca más en acabar con grandes flotas de enemigos dado que sus disparos tienen un rango más amplio. 

Como es costumbre en este género hay que prepararse para esquivar muuuchas muuuchas balas sin llegar al punto del bullet hell pero ofreciendo un reto justo o si los matamarcianos no son lo nuestro podemos bajar la dificultad a “Fácil” haciendo nuestro trabajo mucho más simple. Por el lado contrario, la dificultad “Difícil” será verdaderamente complicada y la cantidad de vidas iniciales se verá altamente reducida, con lo cual te diria que elijas sabiamente cómo quieres jugar.

Los escenarios y enemigos están bien diseñados y cada stage tiene su temática particular que lo destaca de los demás y nos impulsa a utilizar a fondo las habilidades de la nave de turno. En ciertos momentos, habrán varias boss battles con los ejecutores (los cuales manejan naves gigantes, obviamente) en donde se intercambiarán varios diálogos para hacerlo entrar en razón y dejarlo expuesto, revelando una Mind Wall que vendría a ser un escudo el cual, si lo rompemos, podremos interfacear directamente con la mente del ejecutor y entrar en el llamado “Prejudice Synapse”.

En este modo,se deberán presentar pruebas de varios planteos que se nos hacen y si fallamos, perderemos tres valiosas vidas hasta llegar a acertar. Estas mini sesiones pecan de algo visto en Danganronpa o Phoenix Wright y es que dado un cierto contexto, la respuesta podría tener varias soluciones pero el juego nos dicta que debemos seguir por una sola en particular que no siempre es la más lógica, lo cual confunde al jugador y lo hace perder vidas a lo loco.

Pero a fin de cuentas, esta mezcla de géneros resulta interesante y juega a favor de Yurukill, manteniendo un ambiente tenso desde que empieza el capitulo hasta que finalmente todas las barreras caen y el ejecutor entra en razón de la situación del prisionero y decide si presiona el botón de “PERDONAR” o “MATAR”.

 El misterio se mantiene vigente e interesante durante todo el juego pero se hubiera agradecido no dejar tanto de lado la interacción entre los personajes fuera de su equipo designado, que si bien estas situaciones se llevan a cabo a medida que se desarrolla el juego, no siento que sean las suficientes como para que un personaje de un momento a otro diga “Yo te creo, de verdad te creo, aunque solo te haya hablado al principio del juego y luego vuelvo a hablarte 10 horas después”. 

También, más llegando al final, creo que la trama se va desinflando de a poco y deja de tener la principal importancia que tenía antes para enfocarse más en los puzzles y en ciertas deducciones lógicas de vida o muerte que lo más probable no queramos hacer porque ya queremos saber como termina todo este asunto de una vez.

Pero no dejes que este mensaje final no te desvie del hecho de darle una chance a Yurukill: The Calumniation Games, un juego que crea una combinacion entre dos géneros disímiles para entregarte un resultado que puede enflaquecer un poco en sus últimas horas pero que se mantiene fuerte la mayor parte del tiempo, tanto si lo ves como una visual novel o como SHMUP.

Yurukill: The Calumniation Games ya se puso a la venta el 1 de Julio y puede conseguirse en la store de Nintendo Switch, PS4, PS5 y Steam.

Resumen

Lo bueno

  • Combinación de géneros que se siente bien
  • Atractivo diseño de personajes 
  • Un misterio que se siente bien en sus primeras horas pero…

Lo malo

  • …va decayendo cercano al final
  • Posee algunos bajones de framerate en las secciones de shoot ‘em up

Conclusión personal

Yurukill: The Calumniation Games nos pone en un parque de diversiones de la muerte en donde los prisioneros deben cooperar con los ejecutores en una serie de salas de escape para sobrevivir y descubrir la verdad de quien los metió en ese terrible lugar y quien cometió los crímenes por los que somos inculpados. Posee una combinación particular entre shoot’em up y visual novel que se encuentra bien ejecutada e integrada con la trama principal. El juego dura aproximadamente unas 15 horas de las cuales las últimas 2 se sienten un poco pesadas por la cantidad de puzzles a resolver, pero el resto del juego es una aventura interesante con un misterio bastante jugoso.

Datos extra

  • Desarrollador: IzanagiGames
  • Publisher: Nippon Ichi Software
  • Plataformas: PlayStation 4 / Playstation 5/ PC/ Nintendo Switch
  • Fecha de publicación: 1 de Julio de 2022
  • Análisis hecho en: Nintendo Switch
  • Análisis publicado: 12 de Julio de 2022