Monkey Island: Volvimos a la Isla

Monkey Island: Volvimos a la Isla

19/09/2022 2 Por Francisco Sgherza

Llegó el momento de regresar a Monkey Island para encontrar el secreto de una vez por todas, y que les contemos cómo fue nuestra travesía por el caribe.

Return to Monkey Island finalmente está entre nosotros, y desde Gamer Con Mate pudimos acceder al juego de forma anticipada para contarles todos los secretos que entraña el regreso a la isla de los monos. El anuncio de la esperada continuación tomó al mundo por sorpresa cuando el mismísimo Ron Gilbert anunció que durante la pandemia habían estado trabajando en una nueva entrega de la tan querida franquicia. Esta vez la aventura fue desarrollada por Terrible Toybox (Thimbleweed Park) y publicada por Devolver Digital. Pero lo más importante es que contó con Ron Gilbert y Dave Grossman, y con la música de Clint Bajakian, Michael Land, y Peter McConnell. Una tripulación de lujo.

Para quienes hayan estado dormidos todo este tiempo y no sepan de qué estoy hablando, la serie Monkey Island pertenece al género de las aventuras gráficas y cuenta con, ahora, 6 juegos en su haber. Pero ciertamente los primeros tres títulos fueron los que causaron sensación. Y es que para su (extremadamente floja) cuarta entrega, los genios creativos y el espíritu detrás de El Secreto De Monkey Island ya no estuvieron presentes. Demás está decir entonces que esta nueva entrega tiene a muchos fanáticos esperando con ganas volver a Isla Mêlee, al caribe, y ver si finalmente se descubre el secreto. Sin hacer más larga la introducción invito a todos los piratas y aprendices a acompañarme por esta reseña para contarles todo lo que necesitan saber de uno de los regresos más esperados. 

En lo más profundo del Caribe

La nueva aventura de Gilbert y Grossman, en palabras de Stan nuestro vendedor favorito, sigue tras Monkey Island 2: La Venganza de LeChuck y nos entrega algo completamente nuevo y fresco. Sin entrar en terreno de spoilers (Los cuales créanme cuando les digo que hay muchos), esta nueva travesía pirata se encarga de zanjar las diferencias con las secuelas posteriores para que tengan un sentido, aunque el cómo se los dejo a ustedes para descubrir. Para hacérselo más fácil a los nuevos jugadores, y a quienes quieran rememorar las viejas glorias, el juego ofrece un libro de recortes donde nos narran recuerdos de aventuras pasadas. Una vez más volvemos a encarnar a Guybrush Threepwood, quién está interpretado nuevamente por Dominic Armato. Threepwood ya entrado en años y regresa una vez más a la isla Mêlee con el objetivo de encontrar finalmente El Secreto de Monkey Island

También pueden leer – Splatoon 3: nos entintamos hasta el cuello

El juego comienza cuando nuestro ingenuo pirata favorito llega a Isla Mêlee con su objetivo fijo en mente. Cómo de costumbre, Guybrush tiene muchas ganas pero nada de preparación, y 100% improvisación, aunque esta vez sí tiene monedas en su bolsillo. Por lo que nada más llegar nuestro primer inconveniente está a la vista, no tenemos tripulación ni un barco. Pero el navío de nuestro recontra archi-némesis LeChuck está amarrado en el puerto de Mêlee, y su objetivo es el mismo que el nuestro. 

Return to Monkey Island

Nuestra búsqueda del Secreto se acaba de volver una carrera contra el tiempo y el destino, en la que las risas, las mañas y el ingenio no van a faltar en ningún momento. La isla está bajo una nueva gestión y las cosas no se ven del todo bien. Negocios cerrados, edificios venidos abajo, y una nueva generación de líderes piratas que se rehúsan a ayudarnos en esta, vieja, nueva empresa. Aunque hay muchas caras nuevas, también nos vamos a encontrar con viejos conocidos cómo Carla, o El Vigía de la isla además de la Dama Voodoo, y muchos otros. 

Tu peleas como una vaca

¿Cómo se juega Return to Monkey Island? Esto es quizás para quienes no conozcan tanto del género, o se pregunten si hubo algún cambio significativo para esta entrega. Return to Monkey Island se basa en el clásico point and click y la resolución de puzzles por lo que tenemos el gameplay clásico de siempre, aunque desgraciadamente esta vez las peleas de insultos quedaron fuera de nuevo. En lo que respecta a las interacciones con el entorno, se desarrollan de forma contextual. Hace muchos años que el juego abandonó la caja de acciones y esta entrega no es la excepción. Por un lado, con el click de un botón vamos a poder observar el objeto o interactuar con el mismo, mientras que por el otro vamos a recogerlo para combinarlo (o no) con otros ítems. 

El juego asume que en su modo más completo (difícil) el jugador no conoce cómo funciona este tipo de juegos o es la primera vez que juega. Entonces durante el prólogo le va a indicar al jugador cómo moverse, y que hacer durante los primeros pasos llevándolo de las narices. El juego en este sentido está tan bien diseñado, que una vez que ingresamos a donde el juego nos quiere llevar (estoy omitiendo detalles a propósito), los pasos siguientes van a ser fáciles de seguir sin que el juego lo indique con carteles. 

Return to Monkey Island

En este sentido da una clase magistral de cómo enseñar al jugador en los primeros pasos sin la necesidad de tirarlo en la cara con interminables pantallas explicativas. El juego te da una pequeña lista de tareas mínimas que resultan incluso sosas, pero que al final del prólogo deja listo a cualquier jugador para darse una idea de cómo interactuar con el mundo, e incluso mostrarle cómo encarar algunas situaciones. 

También pueden leer – SD Gundam Battle Alliance: Salvando el G-Universe

Para quienes sean nuevos en el género, tienen que saber que las resoluciones lineales no siempre son las adecuadas, y el juego nos obliga a pensar un poco diferente (aunque deja lugar también a los puzles sencillos y más lineales). Por ejemplo, tiene un caso particular donde vamos a lograr una resolución dos o tres veces de la misma forma, hasta que una última vez nos obliga a buscar otra salida. Aunque el juego quiere que pensemos, este es el verdadero sentido de las aventuras gráficas, tampoco quiere que nos quedemos atrapados por siempre, por lo que el libro de pistas nos va a guiar si estamos muy perdidos. 

Cuando el juego se bifurca nos va a dejar preguntarle sobre diferentes temas antes de ofrecer una ayuda, y en general va a dar dos o tres pistas antes que decirle al jugador que hacer directamente. Esto por supuesto que le roba un poco el sentido al juego, y a la satisfacción de haber resuelto eso que no nos dejaba avanzar por nuestros propios medios. Pero para quien lo vaya a necesitar es una herramienta que es bueno que esté en caso de ser necesaria. 

¡Mira detrás de ti! ¡Un mono con tres cabezas!

Regresar a Monkey Island se siente fresco y familiar a la vez que se siente nuevo y diferente. El estado de Isla Mêlee y las mal educadas nuevas generaciones lo hacen sentir diferente. Esto es algo con lo que juega por ejemplo cuando encontramos a los líderes pirata y la música cambia a una versión más “metalera” de la canción del Scumm bar. El nuevo apartado artístico, del cual se hace burla dentro del juego, ayuda a marcar esta diferencia con entregas anteriores, pero de nuevo sin que deje de sentirse cómo el clásico que tantos fanáticos cosechó durante su historia. 

A diferencia de juegos cómo Escape from Monkey Island, donde el cambio de estilo artístico vino acompañado de una historia mediocre, aburrida, y sin grandes cosas para destacar, Return to Monkey Island hace todo lo contrario. El juego toma lo mejor de cada entrega y le suma un lavado de cara que, aunque a muchos no les ha gustado, terminó por gustar mucho a este redactor al poco tiempo de comenzada la aventura. De alguna forma, y desgraciadamente sin poder entrar en detalles, pareciera responder también de alguna forma a la nueva narrativa.

Return to Monkey Island  

Tanto en Threepwood cómo en los otros personajes vamos a ver un crecimiento, pero a la vez la misma personalidad de siempre que reside en el interior. Carla, ahora convertida en alcaldesa de Isla Mêlee, va a tener tiempo para cruzar espadas con nosotros con cada charla que tengamos, pero siempre recalca su responsabilidad cómo alcaldesa y que tiene que trabajar. El mismísimo LeChuck ya no quiere aterrorizar la isla Mêlee, sino que junta provisiones para emprender su viaje (Aunque obviamente con el objetivo de hacerse con el secreto y aterrorizar los 7 mares)

Ciertamente nos hace notar cómo han pasado los años para todos. Para los personajes, los escritores, y también para el jugador que creció con las aventuras pirata de Threepwood y compañía. Si bien el “buen” Guybrush sigue siendo el mismo ingenuo del que varias generaciones se enamoraron, se nota en cierto punto un crecimiento y una madurez que está muy muy en el fondo. 

Return to Monkey Island se pone a la venta en el día de hoy, 19 de Septiembre de 2022, y se puede conseguir para PC, a través de la tienda digital de Steam, y en la tienda de Nintendo Switch por AR$1.200 (Sin impuestos). 

Conclusión personal

Return to Monkey Island es sin dudarlo uno de los regresos más esperados, y la vuelta de Ron Gilbert y Dave Grossman para esta nueva entrega no hace más que mejorar aún más el retorno. Se trata de un juego que es una verdadera obra de arte y que ofrece al jugador un viaje por la nostalgia a la vez que lo envuelve en una nueva aventura pirata por el caribe con el humor clásico pero con una gran sensación de madurez. Definitivamente es un juego que los viejos fanáticos van a amar desde el principio al final, incluso quienes se hayan sentido alejados por el nuevo apartado artístico, el cual una vez que empezamos a jugar enamora rápidamente. En lo que respecta a nuevos jugadores, Return to Monkey Island tiene un libro de recortes en el cual nuestro querido Guybrush nos narra sus aventuras pasadas por lo que no se van a perder ningún detalle (e incluso quizás los lleve a querer jugarlos).

Datos extra

  • Desarrollador:Terrible Toybox
  • Publisher: Devolver Digital
  • Plataformas:  PC/ Nintendo Switch
  • Fecha de publicación: 19 de Septiembre de 2022
  • Análisis hecho en: PC
  • Análisis publicado: 19 de Septiembre de 2022