Review: Marvel’s Iron Man VR

Review: Marvel’s Iron Man VR

09/07/2020 0 Por Francisco Sgherza

«Nos gustó 3000»

 

Muchas veces que se habla de la realidad virtual, y sobre todo para quienes no conocen el amplio catálogo de juegos que ofrece, se trata a los juegos como meras experiencias. Esto parcialmente cierto ya que por un lado hay experiencias como la de buceo que viene con PS VR, y después tenemos juegos en sí como Robinson: The Journey, o Far Point. Marvel’s Iron Man VR por otro lado, es un poco una mezcla de las dos, ya que nos ofrece la experiencia completa de ser Tony Stark, pero no deja de lado el juego.

Marvel’s Iron Man VR se presentó por primera vez en el 2019 durante la primera State of Play con la escena del avión en llamas. Esto cuando menos llamó la atención, ya que no debe haber chico, joven, o adulto en la faz de la tierra que no haya querido en algún momento ser Iron Man, no Tony Stark, Iron Man (Bueno Tony también). Marvel’s Iron Man VR nos trajo esa posibilidad. Y si me acompañan me voy a poner la armadura una vez más para ver si finalmente podemos decir “Ii’m Iron Man”

La historia está contada desde la perspectiva de Tony Stark, eso es más que obvio, pero esto implica que no siempre vamos a estar dentro de la armadura. Este enfoque ya fue utilizado en otro juego de Marvel exclusivo para PlayStation 4, donde podíamos encarnar a Peter Parker en Marvel’s Spider-Man. De esta forma se ofrece tanto la posibilidad de ser Iron Man como Tony Stark y así ofrece una mezcla interesante entre experiencia VR y juego

En los momentos que no usamos la armadura nos a movernos por diversas locaciones «saltando» en puntos definidos. El juego no nos deja desplazarnos libremente, sino que tenemos que ir apuntando al lugar que deseamos ir, y solo a lugares que el juego nos permite. Mientras estamos en los interiores vamos a poder agarrar algunas cosas que tenemos a mano, y que en ocasiones sólo están para pasar el rato. Es acá donde digo que Marvel’s Iron Man VR es una mezcla de juego con experiencia de realidad virtual, y esta es la parte de experiencia VR. Además de dejarnos interactuar un poco con el entorno, las escenas donde encarnamos al Sr Stark suelen servir como hilo conductor para la historia que se quiere contar.

En este apartado la historia cumple pero no destaca por sobre lo que ya se viene viendo, y el fuerte del juego es obviamente ser Iron Man. El juego nos pone en la piel de un Tony Stark que decidió dejar de fabricar armas, incluso para SHIELD. Esto nos lleva a ver a Tony cuando pone a dormir a Gunsmith, la IA creada a su imagen y semejanza para crear letales instrumentos de destrucción. El juego después nos traslada a varios años en el futuro donde retomamos el control de Tony en la escena del Jet privado con la que conocimos el juego. Como en las películas del Hombre de Hierro la trama trae fantasmas del pasado a caerle con las culpas. Como mencioné antes la historia no destaca pero tampoco defrauda, y lo más importante es el juego y la experiencia

En el momento en que ponemos un pie dentro de la armadura, comienza verdaderamente el juego. Durante estas misiones pasamos a una experiencia de juego completamente tridimensional con total libertad de movimiento. Acá podemos movernos a voluntad manteniéndonos con las manos y ayudándonos con la cabeza cuando debemos cambiar la altitud. Aunque no podemos mover las piernas, por ejemplo para patear, podemos girar el cuerpo con dos botones y usar ambos brazos. El juego usa dos mandos PS Move y mediante los gatillos se activan los retro propulsores para mantenernos en el aire.

Además con el botón Move disparamos a los enemigos que aparecen en pantalla, lo que requiere coordinación para mantenernos en vuelo y atacar. Pero la cosa no se complica realmente hasta que empezamos a meterle modificaciones y mejoras al traje. Una cosa es volar y disparar cuando tenemos solamente los propulsores de la mano, y otra distinta es intentar lanzar misiles y bombas inteligentes mientras intentamos permanecer en el aire. A medida que vamos avanzando a lo largo de los 12 capítulos nuestro arsenal es más completo y nos da una variedad más interesante para encarar las misiones. 

Gran parte de lo que vamos a hacer en la mansión de Malibú de Tony es pasar tiempo en el garaje para trabajar en nuestro loadout. El juego nos deja almacenar dos loadout diferentes para tener armaduras distintas que usar en cada misión, y aunque esto es interesante la verdad es que suelo quedarme con el primero que armo. Cuando finalizamos un capítulo el juego nos recompensa con una serie de criterios y en función de cómo nos fue en el combate se nos recompensa con puntos.

Por supuesto que esto no es únicamente para presumir el score, sino que el ranking que obtenemos (de 1 a 5) se traduce en la cantidad de tecnología que ganamos. Como ya se habrán visto venir, con esta tecnología es que podemos construir mejoras para nuestra armadura. Además vamos a disponer de algunos challenges que nos permiten desbloquear nuevos estilos para la armadura y otros donde podemos sacar puntos extra, e incluso secciones de vuelo libre para extender el juego un poco más.

Hay dos cosas que me enloquecieron personalmente del garaje de Tony, y esas son el banco de trabajo para las mejoras y la mesa con inteligencia sobre los enemigos que derrotamos. ¿Por qué, se estarán preguntando? Es sencillo, ya sea para construir algo o revisar la información de un enemigo tenemos que agarrar los datos y llevarlos a un plano tridimensional, igualito que en las películas. Esto realmente me metió en el personaje, y aunque el juego limita mucho el desplazamiento y la exploración siendo Tony Stark compensa mucho metiéndote en el personaje.

Al comienzo de la reseña hice mucho hincapié en esto de experiencia o juego, diferencia con la que no me siento conforme del todo cuando se habla de VR. Muchos juegos para realidad virtual son más una experiencia que un juego, como las montañas rusas, o la jaula de buceo que mencioné. Pero dentro del juego también hay experiencias, y creo que lo más rico de la realidad virtual es que puedas tenerlas mientras jugas. 

En esto Marvel’s Iron Man VR cumple con creces, ya que nos pone en situaciones donde hacemos uso de la armadura para más que pelear. Por citar un ejemplo, hay una situación en un Helicarrier que para abrir unas compuertas tenemos que agarrarnos de la manija con una mano y usar los propulsores con la otra. Esto está integrado directamente en el juego, incluso para algunas situaciones que en general requieren que exploremos un poco, interactuemos con algo, y golpeemos alguna otra cosa. Estos pequeños detalles nos ponen en situaciones que ya hemos visto en los cómics y en las películas y completan la experiencia de sentirnos Iron Man

Si bien ya mencioné esto me gusta hacer énfasis en que a medida que el juego avanza las cosas se ponen un poco más complejas. Esto nos hace combinar con rápidos movimientos de manos las distintas armas que tengamos cargadas, o los estabilizadores de vuelo. Porque si perdemos mucho tiempo apuntando o cambiando de arma vamos a comenzar a caer, o quedar en una posición vulnerable ante los ataques. Por otro lado el juego es sumamente intuitivo, y al poco tiempo de comenzar a volar vamos a estar poniendo las manos en las posiciones correctas como si hubiéramos nacido para eso. La única desventaja que puedo mencionar es que los tiempos de carga son excesivamente largos.

Por otro lado vale también hacer una aclaración, y es que como se trata de un juego de realidad virtual, se tienen algunos miramientos. Como ocurre con otros títulos, como Far Point, en líneas generales los enemigos buscan ponerse delante nuestro o de costado, cosa que no sea tan difícil de sobrellevar. Hay que entender que estamos atados al cable del dispositivo y se busca reducir siempre los movimientos innecesarios lo más que se pueda. De todas formas algunas situaciones requieren que vayamos a varios puntos para defender zonas bajo ataque. Aunque el juego nos facilite un poco las cosas, siempre vamos a tener situaciones en las que haya que actuar con rapidez. 

Además Marvel’s Iron Man VR hace uso de los dos tipos de cámaras, smooth y angular, y deja al usuario decidir cómo jugar. Como sabrán si leyeron mi review sobre GORN, prefiero la cámara continúa, pero el movimiento por ángulos facilita más los cambios bruscos sin producir mareos. La verdad que este tipo de cámara no termina de dar la sensación de completa libertad que el resto del juego aporta, pero no rompe la experiencia y facilita mucho nuestro desplazamiento. 

Para ir cerrando en el apartado gráfico tenemos que tener en cuenta que se trata no solo de un juego para VR sino para PlayStation VR. Este apartado se ve limitado como siempre por el hardware de la PlayStation 4, por lo que podemos esperar que los objetos a la distancia sean de una calidad más bien baja. Eso sí, el HUD de nuestro casco tiene un nivel de detalle hermoso que hace, nuevamente, que nos sintamos dentro de la armadura. Creo que no hay necesidad de aclararlo pero la armadura misma es otra de las cosas que están bastante detalladas. A pesar de las limitaciones el juego en general tiene un buen acabado. 

La apuesta para PlayStation VR del Hombre de Hierro se puso a la venta el 3 de julio en exclusiva para la PlayStation VR de PlayStation 4, y en la store americana cuesta unos U$S40.

Resumen

  • Te sentís Iron Man
  • Intuitivo
  • Desafíos y extras
  • Excesivos tiempos de carga

Conclusión personal

Marvel’s Iron Man VR no escapa a las desventajas de un juego de realidad virtual para una plataforma limitada en el hardware. Pero  el juego de Camoufalj exprime todo el jugo que le puede sacar y da en el clavo para crear una experiencia en la que realmente nos sentimos dentro de la armadura. El vuelo, el movimiento, y los ataques se sienten por completo intuitivos, y por extraño que parezca, en mi caso al menos, no produce mareos. Se trata de un juego divertido, desafiante por momentos, y cuya única desventaja es que los tiempos de carga son extremadamente largos. 

Datos extra

  • Desarrollador: Camouflaj
  • Publisher: Sony Interactive Entertainment
  • Plataformas: PlayStation VR
  • Fecha de publicación: 3 de julio de 2020
  • Análisis hecho en: PS VR