Review – GORN

Review – GORN

25/05/2020 0 Por Francisco Sgherza

«Sangriento, inverosímil, y divertidísimo»

 

¿Alguna vez quisieron sentir lo que era ser un gladiador y ofrecer el espectáculo más violento y sanguinario? Pero por supuesto que está mal, es ilegal, y la sangre a muchos los impresiona, además que los cortes duelen. Aparentemente no hay problema alguno porque la gente de Free Lives creó la solución perfecta mediante realidad virtual, el simulador de gladiadores llamado GORN

 Free Lives, creadores de Broforce y Genital Jousting, son responsables también de uno de los títulos más sangrientos y divertidos que hay, GORN. Con los antecedentes del estudio sabemos de antemano que se trata de un juego amoral, asqueroso, y muy divertido, cargado de mucha violencia. Y aunque vamos a estar lejos de ser Máximo Décimo Meridio, este simulador nos va a dejar bastante cerquita de una buena parodia.

 Si bien las notas numéricas no son todo el juego publicado por Devolver Digital cosechó un gran número de elogios de los fanáticos y reseñas que superan los 8.5 puntos. Este juego de realidad virtual salió primero como early access en Oculus y HTC Vive, antes de llegar a PlayStation VR. Tras haber cosechado un gran éxito entre fanáticos y la prensa el sangriento simulador llegó a la plataforma de Sony. 

 ¿Pero de qué va? En GORN comenzamos nuestro viaje como un gladiador más, un desconocido que podría durar solo escasos segundos en la arena llena de sangre. El juego consiste en un sistema de pisos donde vamos a ir superando diferentes salas, cada una con oleadas y enemigos de dificultad creciente

 En cada arena de combate vamos a enfrentar a otros gladiadores pesimamente animados, con físicas de muñeco de trapo que nos van a sacar más de una risa. El progreso de GORN nos permite desbloquear nuevas armas y modelos para usar después en el juego, y a medida que vamos ganando desbloqueamos nuevas arenas y pisos para combatir hasta lo más alto. 

 El objetivo siempre es ser el último en pie, ya que si logramos sobrevivir se nos da la posibilidad de agarrar otro set de armas, a menudo mejores, y enfrentar a una nueva oleada de enemigos. Si logramos sobrevivir lo suficiente y le demostramos nuestra valía al emperador, vamos a conseguir enfrentar a su campeón. Y yo les pregunto estimados lectores, ¿no es acaso lo que queremos todos? ¿Qué un tipo cabezón y petiso nos felicite por revolear a otro 20 metros en el aire? Bueno quizás no en la vida real, pero sí que es satisfactorio en GORN

 Pero avanzar por la gloria no es lo único que nos lleva a superar los desafíos que el emperador nos arroja, no señor. Con cada nueva arena, y cada nuevo combate, vamos a poder recoger nuevas armas para acabar creativamente a nuestros oponentes. ¿Ya dije que las físicas del juego son un tanto peculiares? Las armas se comportan algo elásticas, y por eso se puede usar un mazo como cuando hacíamos una gomera con banditas elásticas en el colegio (otra review, otra sota al piso). 

 Lo anteriormente mencionado lo descubrí relativamente temprano en el juego por lo que podemos usar las armas de forma creativa y destructiva. Por ejemplo, si tomamos un mazo con pinches y lo sujetamos con una mano mientras lo tomamos del otro extremo con la otra, se puede estirar. Por supuesto si mantenemos la tensión y soltamos el extremo de los pinches el resultado va a ser sangriento e hilarante.

 Por otro lado, podemos agarrar cualquier cosa, y por cualquier cosa me refiero también a los oponentes. Esto es bastante útil sobre todo cuando los podemos agarrar por detrás para asestar el golpe final, dejarlos inconscientes, o usarlos de escudo. En GORN las posibilidades son infinitas, además las armas infligen un daño bastante preciso y nos permiten cercenar las extremidades de los enemigos. Por esto hay que tener en mente que sí nos rodean, los enemigos que no caminan no son una amenaza tan grande.

 Hasta ahora la cosa es fantástica, aunque lo realmente divertido es cuando las armas caen al piso. En cada encuentro, se nos ofrecen diferentes armas, pero cuando el caos reina y los caídos sueltan sus espadas, mazas o demás instrumentos de destrucción, podemos recogerlas y duplicar las dosis de dolor. Cabe destacar que no todos los enemigos van a tener las mismas armas que nosotros, a veces incluso van a salir al combate solamente armados con sus puños. Por otro lado ocurre que algunos salen a la arena no solo con mejores armas que nosotros, sino también cubiertos por armadura

 Estos momentos son los más tensos y requieren toda nuestra destreza y orientación frente a la cámara. No es lo mismo enfrentarnos a dos tipos desarmados teniendo un palo con pinchos, que destrozarle la cabeza a un oponente con armadura, soltar el mazo,  recoger un arco y disparar una flecha al que se aproxima, y solo para tener que agarrar de nuevo el mazo. Ni hablar si sumamos los clásicos pinches en las paredes y otras maquinaciones que el juego nos tiene preparado más adelante.

 Antes mencioné que entre pelea y pelea se nos da la opción de seguir luchando, o lo que es una forma elegante de decir que el emperador nos pregunta si somos cobardes o vamos a seguir. Si optamos por salir, ya que el cerebro de vez en cuando necesita un respiro del VR, vamos a perder nuestro progreso. Por este motivo solo tomen las críticas del emperador como una guía cuando se sientan mareados, o con ganas de descansar. 

 Acá además luchamos contra algunas dificultades técnicas inherentes de la tecnología ya que a veces levantar las cosas del piso no es tan sencillo. Así como las físicas nos permiten creativamente usar un mazo de forma elástica, empuñar las armas a veces se complica. Esto es aún peor si la altura del jugador no está bien regulada, por lo que el primer consejo antes de empezar a jugar es visitar el menú de opciones. Pero una vez que le agarramos la mano a los cambios rápidos nos da lugar a las situaciones más gratificantes que nuestra imaginación pueda ofrecer.  

 Aunque las animaciones rozan el ridículo no hay que dejarse distraer, porque cuando los enemigos nos rodean la cosa se complica. Además tenemos que tener en cuenta que para desplazarnos por la arena hay que usar los dispositivos PS Move lo que puede limitar un poco nuestras habilidades destructivas en los primeros combates. 

 Al igual que la gran mayoría de los juegos de realidad virtual, GORN nos permite personalizar la altura, la posición, y el esquema de cámara del juego. Como en otros juegos la cámara puede moverse en cuadrantes, o podemos optar por un movimiento constante como si se fuera un juego con controles convencionales. Esto va en cuestión de preferencias y gustos de cada uno, el movimiento por cuadrantes de la cámara reduce bastante el mareo por movimiento. 

 En lo particular prefiero la cámara continúa pero GORN nos hace rotar casi constantemente, y rápido. Por lo que en contra de mis gustos para reducir los mareos y maximizar la eficiencia, es recomendable la cámara por cuadrantes que viene por default. El esquema de controles nos permite cerrar la mano con los gatillos y desplazarnos como si usáramos un pasamanos tocando el botón Move del control. Caminar requiere coordinación y es algo difícil de explicar, para movernos tenemos que extender el brazo en la dirección que queremos ir, presionar el botón Move, y luego «atraer» el control hacia nosotros.

 Quizás la forma más fácil de ejemplificar el movimiento es el de un mimo y una soga invisible, de forma que no nos movemos nosotros sino que atraemos la arena. Además tenemos dos botones asignados a girar la cámara, y otro que nos permite mantener la mano apretada. Esto último es muy útil cuando tenemos un escudo o un arco, para moverse con libertad sin preocuparnos de apretar para cerrar la mano.

 El simulador de Gladiadores publicado por Devolver Digital y diseñado por los chicos de Free Lives se puso a la venta en PlayStation para PS VR el día 19 de Mayo de 2020, y se puede conseguir por U$S15. Además pueden encontrarlo en PC para Oculus y HTC Vive.

Resumen

  • Diversión asegurada
  • Destrucción creativa
  • Ejercicio físico
  • Imprecisión con el Move en momentos

Conclusión personal

Personalmente no puedo evitar estar de acuerdo con la vasta mayoría que pidió que GORN llegará a PS VR. Es un juego tan sangriento, ridículo, e inverosímil en varios momentos que es todo lo que se necesita para aliviar momentos de estrés. Este juego es ideal para jugar solo o incluso acompañado, tomando turnos para competir por ver quién llega a lo más alto y de la forma más creativa. Además que es ideal para estos momentos donde hay que combatir el encierro y hacer ejercicio quizás cuesta un poco más. Este último aspecto es algo muy positivo de GORN ya que es altamente físico, y después de varias sesiones de juego me levanté con dolor en brazos y espalda semejante a los días posteriores al gimnasio.

Datos extra

  • Desarrollador: Free Lives
  • Publisher: Devolver Digital
  • Plataformas: PlayStation VR, Oculus Rift, HTC Vive
  • Fecha de publicación: 19 de mayo 2020 (PSVR)
  • Análisis hecho en: PS VR