Dying Light 2: Stay Human Llega Cargado De Sangre, Tripas Y Parkour

Dying Light 2: Stay Human Llega Cargado De Sangre, Tripas Y Parkour

02/02/2022 2 Por Francisco Sgherza

«Dying Light 2 ya está en nuestras manos, y desde Gamer Con Mate te contamos todo lo que querés saber del nuevo juego de Techland»

 

Dying Light 2: Stay Human se acerca haciendo parkour a toda velocidad y en Gamer Con Mate pudimos probarlo largo y tendido de forma anticipada. La secuela al título de 2015 viene más grande, más vertical, y más peligrosa que nunca y nos remarca por qué es importante lavarse bien las manos tras una pandemia. Al igual que su anterior entrega, el juego fue desarrollado por Techland (Dying Light / Call Of Juarez / Dead Island) y se presentó por primera vez en la E3 2018, aunque después no volvimos a escuchar mucho sobre el juego hasta el último año. 

Si bien por un momento se temió lo peor, sobre todo tras el retraso indefinido y posterior cancelación de Dead Island 2, Dying Light: Stay Human rompió el silencio durante todo 2021 con una serie episódica sobre el mundo del juego llamada Dying 2 Know. El hype se encendió por las nubes, y cómo en la redacción Dying Light fue muy querido, pueden esperar transmisiones de esta secuela en nuestro canal de Twitch una vez que el juego salga a la venta.

 

¿Qué es Dying Light 2: Stay human entonces? Se trata de un juego en primera persona de mundo abierto guiado por su historia. A pesar de su perspectiva, no se trata de un FPS, ya que el combate está orientado al melee. Por otro lado el desplazamiento a lo largo y alto del juego nos lleva a hacer parkour por barandales, saltar desde salientes, y colgarnos de sogas para avanzar. El juego es una secuela al título de 2015, pero esta no nos lleva de vuelta a la ciudad de Harran ni nos pone en la piel de Kyle Crane, su protagonista. Esta vez la historia se centra sobre Aiden Caldwell, y el patio de juego es The City, una ciudad Europea con arquitecturas prominentemente francesas. 

 

Por supuesto que esto no es todo lo que hay sobre Dying Light, incluso el juego recibió una expansión llamada The Following, la cual es un juego extra en sí mismo. Pero este es el momento y lugar para hablar de Stay Human, así que volvamos a nuestra review. El punto positivo es que la humanidad encontró una cura para el virus Harran, además de la Antizina (un antiviral necesario para retrasar la transformación) la humanidad encontró una cura y el mundo pudo respirar tranquilo una vez más

 

 

El Mundo Despúes De La Caída

 

Es obvio que aunque el mundo respiró tranquilo siempre hay gente que tiene pésimas ideas, y casi cómo si nos estuvieran avisando para el futuro post COVID, las cosas se fueron de nuevo al tacho. Científicos del GRE trabajaron en secreto con el Virus Harran para convertirlo en un arma y las cosas se fueron de control, el virus escapó, mucho más peligroso que antes y la sociedad cayó. Techland define la situación en Dying Light 2 cómo una Era Oscura Moderna y es que aunque la amenaza zombi se arrastra por las calles, la humanidad y lo que esta significa es el verdadero peligro. 

 

En Dying Light 2 encarnamos a un peregrino llamado Aiden Caldwell en busca de su hermana Mia, la única familia que conoció. En este mundo retorcido y oscuro los peregrinos son individuos con poco que perder que se aventuran a cruzar los páramos infestados de zombis entre ciudades. Estos individuos usualmente son asociados con delincuentes ya que no tienen nada que perder, y se lanzan a enfrentar las atrocidades del camino. Porque si pensaban que las cosas estaban mal dentro de las ciudades, aparentemente fuera de las murallas es mucho peor.

 

 

Aiden llega a Old Villedor, una sección de The City, siguiendo una pista sobre el posible paradero de su hermana y una serie de eventos lo dejan en posesión de una llave muy importante de la GRE. Pero esto no es lo único que  Aiden se trajo consigo a Old Villedor, sino que llegó también a medio transformar. Los sobrevivientes del refugio quisieron hacer lo más sensato y humano posible, colgarnos mientras se reían de nuestro protagonista agonizante. Eso sí, el juego no es tan corto así que fuimos rescatados, tratados con Antizina y luz ultravioleta para intentar seguir adelante. 

 

La luz ultravioleta es un punto muy importante para Dying Light en general y uno fundamental para Dying Light 2: Stay Human (y acá viene el hincapié con el nombre del juego). La luz UV mantiene a raya a los infectados, y aparentemente también a la infección. Y es que en esta ciudad todos sus habitantes están infectados, si alguien comienza a transformarse lo matan, pero mientras tanto las cosas funcionan… bueno funcionan. la secuela marca desde el título esto de “mantenerse humano” y lo podemos ver reflejado en todo el juego. 

 

 

Desde el accionar de los personajes con los que nos encontramos a las decisiones que tomamos en el juego, las cuales van a definir nuestro camino, hasta cómo se aferran a la vida y mantenerse humano es lo más importante. Al menos es más o menos así, ya que también nos vamos a encontrar con lo peor de la raza humana e incluso nosotros vamos a tener que pensar seriamente si hacer lo correcto, o lo que ciertos personajes merecen. Lo importante es que a toda costa tenemos que mantenernos humanos sino el juego se termina, pero ¿Cómo es esto?  

 

También Pueden Leer – Uncharted: Legacy Of Thieves Collection llega a PlayStation 5 Con Mejoras, Explosiones, Y Un Paquete Doble Increíble.

 

A diferencia de la primera entrega de la serie la noche juega un papel mucho más presente en las misiones de historia del juego. Durante el primer Dying Light si no queríamos exponernos a los peligros de la noche éramos obligados sólo en algunas misiones particulares. Eso sí el mejor loot siempre estaba cuando caía el sol, al igual que los mayores peligros del juego ¿Pero sino qué gracia tenía, no?  Bueno en Dying Light 2 la noche cobra un protagonismo mucho mayor a lo que le añade una vuelta de tuerca interesante, el juego nos obliga a enfrentarla y con tiempo limitado.

 

Al Caer La Noche

 

Cómo Aiden está infectado, y la luz UV es lo que mantiene a raya la infección, no vamos a poder estar a oscuras durante mucho tiempo. No sólo eso sino que al estar enfermos vamos a ser más débiles y tener menos energía, lo cual fue una forma elegante e inteligente de limitar las capacidades de un poderoso peregrino. Esto incluso se vuelve parte de la trama del juego, en nuestras condiciones volver a salir al yermo no es demasiado una opción, y así es cómo uno de los personajes del juego nos quiere convencer de ayudarlo. 

 

Pero!!! Porque siempre hay un pero, con nuestra llave especial del GRE podemos acceder a más lugares que la gente común, en los que vamos a encontrar cajones del GRE con inyectables que podemos usar para ir recuperandonos. Mientras mejor estemos más tiempo podemos aguantar en la oscuridad, y más salud o energía vamos a tener. De esta forma podemos aventurarnos más tiempo en la oscuridad, lo que nos lleva a investigar más lugares y presionar en sitios más peligrosos por más tiempo. Además estos cajones se pueden encontrar por toda la ciudad, pero en líneas generales, aunque no estén bajo una llave GRE se encuentran rodeados de zombis. 

 

 

En general son lugares oscuros, cómo edificios o comercios abandonados, y van a estar hasta el techo de zombis “dormidos”. Si nos movemos muy despacio podemos evitarlos o acabar con ellos en silencio, pero si hacemos el más mínimo ruido y nos detectan, entonces nos vamos a ver superados en segundos. Cómo las criaturas son más sensibles a la luz UV dependiendo de su grado de transformación, vamos a ver mutaciones mucho más peligrosas salir de noche. Por lo que hay lugares, como los Dark Hollows que nos conviene explorar de noche que es cuando los zombis salen de su protección para llenar las calles oscuras.

 

Estos son una especie de “dungeons” con importantes recompensas, y que si vamos de día van a estar infestados de zombis. Por la noche podemos encontrarnos tanto con criaturas cómo vándalos que están intentando robar lo mismo que nosotros. Es por esto que siempre tenemos que tener en cuenta ir bien equipados si nos vamos a adentrar en un Dark Hollow. Estas zonas pueden ser edificios que fueron sellados por su nivel de infectados, viejos hospitales, o zonas de la GRE, y cómo dije siempre recompensan bien al jugador. Por otro lado salir de noche multiplica la experiencia que recibimos ya que al sobrevivir la noche y ver un nuevo día recibimos un bonus de experiencia, combate, y parkour

 

 

Desde el punto de vista del mundo en el que estamos sumergidos, si salimos de noche vamos a ver cómo cambian las rutinas, sólo algunos guardias en los techos, y muchísimas más criaturas en las calles. Entre todas estás están los Howler, que si nos detectan gritan advirtiendo a otros, lo que inicia una cacería. Si podemos escapar y romper con la línea de visión vamos a vivir para ver otro día, pero si no lo logramos la cacería tiene 4 niveles de dificultad que puede subir, complicando aún más nuestra situación. Sobre todo si tenemos en cuenta que podemos estar en la oscuridad por una determinada cantidad de tiempo. 

 

Si no lo mencioné hasta ahora Dying Light tiene un fuerte componente de RPG, desde las múltiples opciones, a los árboles de habilidades y el crafteo. Pero además tiene zonas que podemos liberar o activar en las cuales vamos a poder pasar la noche, o protegernos de la oscuridad. Para esto tenemos que tomar control de molinos distribuídos por el mapa, o encontrar refugios de sobrevivientes y reparar los generadores. Exponernos a la luz UV de estos lugares reinicia la cuenta atrás de nuestro nivel de inmunidad, lo que nos da más tiempo para explorar por la noche.

 

 

No Importa Lo Que Elija, Su Planeta Está Condenado

 

Lo nuevo de Techland tiene una orientación RPG mucho más fuerte que el primer título. Mientras que en el primer juego las armas tenían determinados puntos de daño, había árboles de habilidades y ganábamos experiencia por los objetivos, Stay Human va más allá. No mentía cuando les dije que el peligro más grande en Dying Light es la humanidad misma, y mantenernos humanos no significa sólo no transformarse. Cuando todo se fue al diablo los humanos pasaron de pelear unos contra otros a pelear unos contra otros y contra los infectados. 

 

Lejos de unir a la humanidad en hermandad los habitantes de la ciudad, al igual que en muchas otras ciudades en el mundo, se dividieron en facciones. ¿La actividad diaria? Una constante lucha de poder por quien controla el agua, los suministros, y a la gente. El juego tiene 3 facciones marcadas de las cuales podemos inclinarnos por dos, los Peacekeepers, o PK, y los sobrevivientes. Además vamos a tener a los vándalos pero con estos no vamos a formar ningún tipo de alianzas y cumplen el mismo papel que los zombis. Se puede decir que en un mundo donde hay muchos grises y cada uno tiene puntos válidos, también hay gente que está claramente mal.

 

 

Aunque tanto los PK cómo la gente libre toman decisiones cuestionables, y se pelean por nuestra lealtad. Los vándalos son claramente enemigos en el juego para que los eliminemos sin remordimientos. Pero qué pasa con los otros dos grupos, y acá vamos a la pregunta menos humana posible ¿Qué ganamos nosotros? A lo largo del juego hay varias estructuras que podemos capturar, y es nuestro deber decidir a quién le vamos a dar el poder para controlarlas. 

 

La ciudad tiene un sistema de tendencia y va a marcar la presencia de cada una de las facciones que la controlan, pero repito ¿Qué es lo qué ganamos? Bueno a diferencia del primer Dying Light donde desbloqueamos trampas o formas de desplazarnos por la ciudad estas ahora dependen de la facción que controla la región. Supongamos que queremos desplazarnos con ziplines por el mapa de forma más rápida y cómoda. 

 

 

Entonces vamos a tener que darle esa región en la que queremos las ziplines a los sobrevivientes. Por otro lado supongamos que queremos autos bomba para atraer grandes masas de zombies y eliminarlos. Bueno entonces vamos a tener que darles la región en que consideramos nos va a servir, a los PK. Esto le agrega al juego un punto estratégico que se le suma al fuerte gusto a RPG. Sobre todo cuando tenemos que decidir si esa zona la queremos fuertemente armada para la noche, o si queremos movernos más cómodos por los altos edificios. 

 

Sea cual sea nuestra elección tenemos que tener en cuenta que puede afectar nuestra relación con las otras facciones, y definir si seguimos o no un camino particular. Por ejemplo en determinado momento del juego, podemos ir a asistir a un grupo de sobrevivientes, o no inmiscuirnos en lo que está pasando e ir a reportar al Peacekeeper los hallazgos. En este punto elegí la segunda vía y perdí la posibilidad de ver qué ocurría si tomaba el otro camino. 

 

 

Cómo para ir redondeando la experiencia con Dying Light 2: Stay Human quiero hablar un poco del apartado gráfico de esta entrega. El primer título ya gozaba de un apartado gráfico alucinante, y para la secuela tiraron toda la carne al asador. Las caras de los personajes es lo que quizás no destaca tanto pero tienen un estilo un tanto caricaturesco (a pesar de no ser una caricatura). Pero en lo que respecta a la ciudad y los entornos, Dying Light 2 es increíblemente colorido y detallado hasta donde podamos ver. La iluminación es otro punto a destacar ya que tiene un papel crucial en todo el juego, aunque desgraciadamente no la puedo apreciar en tiempo real, por la falta de una placa con RTX.

 

Personalmente estoy corriendo Dying light 2 con un I7 de Octava generación y una placa de video GTX 1080 Ti de 11 Gb además de 32 Gb de memoria RAM DDR4, y el juego funciona de forma completamente fluida pero sin Ray Tracing, por motivos obvios, y con la mayoría de las configuraciones en High. Además el juego está montado sobre un HDD y no sobre un SSD, pero la verdad es que los tiempos de carga no son tan extensos pero solamente lagea un poco la imagen al movernos tras la carga inicial. Una vez pasados unos segundos, no se experimenta ningún tipo de inconveniente, ni cuando nos desplazamos a gran velocidad por los techos, ni cuando las calles están repletas de zombis. 

 

 

Dying Light 2: Stay Human se pone a la venta el día 4 de febrero de 2022 y se puede conseguir para PC a través de Steam (Entre ARS$2.999 y ARS$4.999 dependiendo de su versión) Epic Games Store, al igual que para las consolas PlayStation 4 y 5, Xbox One y Series.  

Resumen

  • Gameplay
  • Construcción del mundo
  • Apartado gráfico
  • El Melee es algo tosco

Conclusión personal

Dying Light 2: Stay Human es una experiencia abrumadora con millones de cosas para hacer, pero que te mantiene atrapado a través de su hilo conductor y la forma en la que va dosificando los secretos del pasado de Aiden. Aunque el juego tiene algunos momentos donde los controles se sienten un poco toscos para el combate, la fluidez de su sistema de desplazamiento y su mundo hermosamente crafteado compensa cualquier tipo de inconveniente. Esta secuela se sienta sobre las bases de Dying Light y es una experiencia recomendada para todos los que hayan disfrutado de las aventuras de Kyle Crane, aunque también invita a nuevos jugadores a perderse en el horror por primera vez.

Datos extra

  • Desarrollador: Techland
  • Publisher: Techland
  • Plataformas: PlayStation 4 y 5/ Xbox One y Series/ PC
  • Fecha de publicación: 4 de Febrero de 2022
  • Análisis hecho en: PC
  • Análisis publicado: 2 de Febrero de 2022