¿Me Apicó el bichito de la curiosidad? Si, pero tambien me pico una abeja

¿Me Apicó el bichito de la curiosidad? Si, pero tambien me pico una abeja

06/10/2022 0 Por Facundo Joel Petrolo Iriarte

Si estás cansado de las granjas pero queres mantenerte en un negocio tranquilo ¿Porque no pensas en ser un apicultor?

Gracias a juegos como Harvest Moon y Stardew Valley, tenemos un resurgimiento del género de simulación de granja y sus variadas vertientes. Aunque últimamente pero muchos de estos son muy similares, lo que conduce a una sensación de cansancio y saturación, hay algunos juegos que se salen de la norma y aportan conceptos muy interesantes. Tomemos por ejemplo el juego que nos compete en este momento, Apico, un simulador de apicultor en el que todo su gameplay principal gira en torno a eso. Suena bien pero ¿Se jugará tan bien como suena? 

En Apico somos un joven personaje que retoma el negocio familiar de la apicultura y por lo tanto, su trabajo consistirá en cuidar de las abejas, criarlas de la mejor manera y recolectar la miel para llevar adelante nuestra labor. Ya al poner el pie la isla en donde ocurre el juego nos damos cuenta que tenemos total libertad de hacer lo que queramos y como queramos así como me paso a mi, que construí mi casa lejos de la granja y terminé perdiendo mucho tiempo yendo y viniendo para hacer todo lo que quería. Primer consejo: No sean como yo, tengan su granja muy cerca de su hogar.

Afortunadamente para nosotros, el juego cuenta con un muy buen tutorial y una lista de tareas a muy corto plazo que nos enseñaran las riendas en poco tiempo y que nos darán un objetivo para avanzar peldaño a peldaño en nuestro trabajo como apicultor. Lo primero que tenemos que hacer es criar a las primeras abejas y hacer que una de ellas sea la reina para que ellas empiecen a hacer miel en la colmena que serán depositados en unos marcos para la miel. Una vez pasado este tiempo, debemos extraer dichos marcos y destaparlos para extraer la miel y embotellarla para finalmente venderla. ¿Suena simple? Bueno…lo es y no es al mismo tiempo.

En el párrafo anterior omití una gran cantidad de detalles, como que cada objeto que usamos (como la colmena o la mesa para destapar) primero debe ser crafteado, lo cual requiere que vayamos recorriendo el mapa y consigamos los materiales necesarios. Sumado a esto también es necesario elaborar ítems para utilizar correctamente las instalaciones como por ejemplo los marcos para la colmena o los frascos para embotellar la miel. Y por último el punto más importante y la mecánica central del juego: la crianza de abejas.

La crianza en Apico es super compleja, y algo difícil de aprender al principio, pero es un aspecto que tenemos que tener en cuenta si queremos avanzar en el juego. Dependiendo de la especie de nuestras abejas podemos realizar un cruce entre ellas en un apiario, para formar un híbrido, que luego puede mutar para generar una especie nueva. Cada una de ellas tendrá sus propias características como la productividad o el comportamiento (si son diurnas o nocturnas), además de la resistencia al clima o la expectativa de vida, entre otros. Así como también los productos especiales que generan. Como se imaginaran entonces, una gran parte de nuestra labor consistirá en decidir qué especies de abejas cruzar y cómo mantenerlas vivas.

Adicionalmente, si somos unos fanáticos de las abejas, podemos plantar distintos tipos de flores cerca de su colmena para que hagan la polinización de las mismas y les den a nuestros hermosos insectos un buff en sus características, mejorando la próxima especie que tengamos con ellas. Todas estas acciones quedarán grabadas en el “Almanaque del Apiario”, un libro que contiene toda la información que queramos saber acerca de las especies que obtenemos a lo largo del juego y también alguna que otra pista para llevarnos a otras cruzas además de darnos información educativa acerca de las abejas en general.

Si bien por las imágenes Apico podría parecer un juego tranquilo, la realidad es todo lo contrario y es que no hay un minuto en el que no tengamos que estar moviéndonos para atender las abejas, o conseguir materiales para reponer los objetos que se gastan, por citar algunos ejemplos. Algo que le añade mucha interacción a nuestro trabajo es que una buena cantidad de las máquinas son semi-automáticas, lo cual quiere decir que no solo nos debemos limitar a poner todos los materiales en el lugar correcto para craftear algo nuevo sino que también es necesario un trabajo extra. 

Por ejemplo, el aserradero se utiliza para hacer madera y aserrín con los troncos pero para hacerlo, debemos ir al dispositivo y hacer un movimiento de izquierda a derecha, parecido al que haríamos si usamos la máquina. El hecho de estar tan pendientes de todo puede abrumar mucho al principio y hasta sentiremos que estamos perdiendo el tiempo cuando no estamos haciendo nada, sobre todo al principio del juego donde nuestras tareas serán pocas. Por lo tanto, les aconsejo aquí que su primera prioridad en Apico es mejorar lo más posible la maquinaria disponible para que puedan estar un poco más tranquilos y se enfoquen en recorrer el mapa y en crear un entorno óptimo para nuestros hermosos insectos aguijonudos.

Pero ojo, no solo de vender miel vive nuestro personaje sino también tenemos que aprovechar todos los subproductos del proceso de crianza para amasar grandes cantidades de dinero. Por ejemplo, con la miel y agua, podemos producir Apicola, una bebida deliciosa que se vende muy bien en el mercado y que, si la combinamos con distintas especias obtenidas de las abejas en un fermentador, podemos tener efectos especiales si la bebemos como trabajar más rápido, detener el tiempo y más o directamente podemos venderla a muy buen precio. También se hace necesario obtener resina de los árboles para poder fundir algunos materiales con esta y craftear los objetos más avanzados.

Meterme en estos sistemas y subsistemas que ofrece Apico fue una experiencia muy entretenida y poco a poco fui entendiendo que el juego no solo es excelente para pasar el tiempo sino que también es utilizado como un medio educativo para que entendamos la importancia de las abejas en nuestro ecosistema. Tanto el almanaque del apiario como los otros libros que tenemos en nuestra posesión tienen contenido adicional que nos informa de la vida de las abejas, de su ciclo de vida y de las variantes entre cada una de sus especies así como también del comportamiento que posee cada una, de la importancia de la polinización y de todo el trabajo por el que pasa el proceso productivo de principio a fin. El aspecto educativo es sin duda el punto más fuerte de Apico y una de las principales razones por las cuales lo disfrute tanto.

Apico se puso a la venta el día 20 de mayo de 2022 y se puede conseguir en todas las consolas de la actual y pasada generación de consolas (PlayStation 4 y 5, Xbox One y Series, PC)

Conclusión personal

Apico es un simulador de apicultor hecho y derecho que nos enseña con lujo de detalles todo el proceso productivo que rodea esta labor y mucho más. En nuestro camino aprenderemos acerca de distintas especies de abejas, como cuidarlas y mantener un ecosistema limpio e ideal para que estos nobles insectos produzcan miel y otros subproductos para poder avanzar en el juego. El sistema de tareas hace que tengamos objetivos cortos y claros en todo momento y ayudan a que no nos perdamos pero aun así, la gran cantidad de menús y ventanas para manejar pueden obstaculizar nuestro avance y confundirnos en algún que otro momento.

Datos extra

  • Desarrollador: TNgineers
  • Publisher: Whitethorn Games
  • Plataformas:  Nintendo Switch, PlayStation 4, Playstation 5, Xbox One, Xbox Series S/X, PC
  • Fecha de publicación: 20 de Mayo de 2022
  • Análisis hecho en: PC
  • Análisis publicado: 6 de Octubre de 2022