Review: Animal Crossing New Horizons

Review: Animal Crossing New Horizons

09/01/2021 0 Por Francisco Sgherza


“Ampliando la vida a nuevos horizontes”

Animal Crossing es una serie de juegos exclusiva de Nintendo que vio sus orígenes en la Nintendo 64, y que a fin del mismo año recibió una versión mejorada para la Nintendo Gamecube. Aunque las futuras entregas llegarían a todo el mundo, la versión original de Nintendo 64 no salió de Japón. La serie nos propone un simulador de vida en el que se hace uso del reloj interno de las consolas para crear un mundo persistente con actividades definidas por rangos horarios. Desde entonces el simulador de vida con animales antropomórficos salió para consolas de sobre mesa y portátiles, y sí me acompañan vamos a ver que tan divertido que es sacar prestamos para una casa con el abusivo Tom Nook.

Animal Crossing New Horizons fue algo completamente nuevo para mí, y aunque tuve un acercamiento a Animal Crossing New Leaf para la Nintendo 3DS, no llegué a jugar más de una horita. Se puede decir que hasta entonces lo único que conocía de Animal Crossing era a Canela gracias al Super Smash Bros Ultimate, ¡y la odiaba con toda el alma! Pero algo cambió durante la cuarentena obligatoria y la pandemia de COVID-19, mi compañero de equipo Facundo Petrolo me dijo “Yo te mando el mío así lo probas”, seguido de “jugalo, te va a hacer bien” y razones no le faltaron. Aunque se trate de un juego que salió a finales de marzo, les quiero acercar mi review de Animal Crossing New Horizons, y un poco de mi experiencia personal. 

Cuando inicié por primera vez Animal Crossing aprendí de malas que es un juego que demanda tiempo y paciencia. Si bien es un juego al que podemos dedicarle unos pocos minutos al día y seguir con otra cosa, si le queremos sacar el jugo vamos a tener que prestarle atención a cada detalle, incluidos nuestros vecinos. Cuando decidimos a qué isla mudarnos para expandir nuestros horizontes algunas cosas son determinadas por el azar, como la fruta autóctona de nuestra isla y el color oficial. 

Desgraciadamente al comenzar a jugar me tuve que ir a otro sitio y apagar la consola en el medio, no había problemas porque pensé que la isla había quedado guardada, pero no. Hasta que no estemos asentados en nuestra vivienda la isla no se guarda, así que si les gusta su nuevo hogar el dato a tener en cuenta es no terminar la partida abruptamente, y tomarse un momento para salvar antes de irse. Esto me enseñó a ser paciente, solo en Animal Crossing, pero no estuvo todo perdido porque las frutas se pueden conseguir más tarde en otras islas y es una parte importante del juego viajar para conseguirlas. 

Una vez que sentamos las bases de la comunidad y elegimos un nombre para nuestra nueva patria, Beagleton en mi caso, empezó el titánico proyecto de darle forma. Al principio estamos establecidos en tiendas de campaña (carpas) donde podemos tumbarnos a pasar la noche y guardar algunas cosas, pero esto solo es temporal hasta que podamos cumplir el sueño de la casa propia… Y las deudas propias. La idea es que exploremos la isla y consigamos los recursos necesarios para hacer que Tom Nook y sus hijos prosperen… Digo para que la sociedad pueda prosperar gracias a la bondad incalculable del futuro alcalde Nook

En este sentido podemos ver una progresión real de la isla, ya que si queremos prosperar no solo vamos a tener que conseguir cosas para nosotros sino también para colaborar con los otros habitantes de nuestra fundada isla. Por un lado, encontrar fósiles, insectos, y peces hace que Nook comience un proyecto ¡¡¡ULTRA SECRETO!!!! Para traer a Blathers a la isla y eventualmente alcanzar un nivel de riquezas culturales suficiente como para instalar formalmente el museo de Beagleton. Por otro lado cuando mejoramos la tienda de la familia Nook mediante la recolección de hierro, madera, y piedra impulsamos un plan de urbanización digno de la envidia de todos. 

Cómo tomamos la iniciativa para conseguir los elementos necesarios para ampliar el edificio municipal, Tom Nook nos encomienda la tarea de buscar un lugar para las casas de nuestros vecinos. Esta tarea no solo nos lleva a explorar la isla sino que además es nuestra responsabilidad construir los muebles que demandan en cada vivienda, al menos los iniciales. Una vez cumplimos con nuestro objetivo tenemos que esperar hasta el día siguiente, porque toda construcción demora un día en estar terminada, para poder ver los resultados. 

Las empresas de construcciones Nook.Inc, como no podía ser de otra forma, se encargan de construir las viviendas que solicitamos. Por otro lado, una vez que avancemos a cierto punto dentro del juego podemos incluso relocalizar las edificaciones, aunque claro siempre por una módica suma de dinero. Además al alcanzar esta etapa vamos a poder transformar la isla a nuestro antojo al levantar terraplenes o cavar lagos donde podemos pescar peces.

El juego en sí es como Minecraft ya que tiene un objetivo final, el Ender Dragon en el caso del juego de Mojang, pero depende de cómo juguemos y qué hacemos. En el caso particular de Animal Crossing New Horizons, traer a la superestrella de la música K.K. a tocar a Beagleton es el objetivo principal del juego. Para lograr esto tenemos que lograr que nuevos vecinos vengan a vivir a Beagleton y mejorar nuestra isla lo suficiente para llamar la atención de K.K. Esto nos abre la posibilidad de terraformar nuestra isla, y relocalizar hogares y edificios, posibilidades de obra que se suman a los puentes y las escaleras que podemos construir. 

Al construir un campamento vamos a recibir visitas de los rincones más alejados del mundo, a los que podemos invitar a vivir en nuestra sociedad. Para conseguir que K.K. toque en nuestra isla tenemos que alcanzar cierto nivel y tener nuevos vecinos que nos digan que opinan de la isla es el primer camino, aunque para el resto hay que limpiarla de malezas, plantar árboles, y decorarla. 

Pero el juego no se limita únicamente a nuestra isla y esto es algo fundamental, si queremos nuevos recursos para darle más variedad a Beagleton vamos a tener que hacer algo de exploración. Por un lado podemos visitar las islas de otros jugadores de donde podremos sacar algunos recursos, si es que nos lo permiten, y por otro lado podemos visitar islas únicas que pueden ofrecernos cosas nuevas. Al comienzo de la reseña les conté que había perdido mi isla soñada llena de árboles de durazno, esto no es del todo malo ya que podemos conseguir las otras frutas en las islas que visitamos. Por defecto cada isla tiene un sólo tipo de fruta, por lo que visitar otras islas es fundamental si queremos darle algo de color y variedad a nuestra nación. 

El truco con las islas que podemos visitar es que se generan de forma aleatoria y única cada vez que las visitamos, la excusa misteriosa de Aerolíneas Dodo, nuestra aerolínea insignia, es que por protocolo borran las coordenadas del mapa una vez abandonamos la isla. Estas islas son mucho más chicas que la que habitamos y existe exclusivamente para que recojamos nuevos o existentes recursos. 

Una de las limitaciones al comenzar a jugar es que necesitamos aportar piedra y hierro a los hermanos Nook, y el inconveniente es que cada isla tiene una cantidad limitada de recursos que podemos extraer por día. Pero si visitamos diferentes islas podemos rápidamente juntar los recursos necesarios para avanzar en el juego, algo que aprendí muy a las malas. Para esto necesitamos canjear las Millas Nook que se obtienen registrándose todos los días en el cajero de nuestra isla o cumpliendo pequeñas tareas. Con las millas en nuestro poder podemos comprar objetos especiales o canjearlas por pasajes para visitar estos lugares lejanos. Eso sí, los vuelos a las islas de nuestros amigos u otros personajes que aparecen más adelante no necesitan de tickets, por lo que estos vuelos son ilimitados. 

Animal Crossing New Horizons está lleno de detalles y pequeñas cosas, desde regalos que caen de los árboles a correos que recibimos con cosas periódicamente. Además claro de la basura que se junta en las playas y las ramas que debemos recoger para mantener la isla en orden. Pero no se limita solo a esto sino también a los eventos especiales de temporada que nos invitan a realizar tareas para obtener recetas y objetos especiales. 

Para navidad por ejemplo tuvimos el día de los juguetes, un evento en el que tuvimos que preparar regalos y ayudar a uno de los renos de Papá Noel a repartir juguetes por la isla, como resultado de nuestra ardua tarea conseguimos la pila de regalos y un trineo para adornar nuestra isla. Mientras tanto para fin de año la comunidad de Beagleton se reunió en la plaza principal para recibir el año con fuegos artificiales y un gran reloj con una cuenta atrás. Para este evento se repartieron varitas luminosas y se vendieron gorros temáticos para recibir al 2021 con los brazos abiertos. 

 

Estos son solo aspectos de un juego mucho más complejo y demandante, pero que a la vez te permite jugar unos pocos minutos por día cómo mencioné al principio. Eso sí, si nos ausentamos mucho tiempo nuestros vecinos nos lo van a hacer notar, casi en una forma cruel de obligarnos a jugar seguido para no perder contacto con nuestra comunidad. De tanto en tanto los habitantes de Beagleton se cuestionan si expandir sus propios horizontes, y reposan su decisión final en nuestro consejo. De esta forma si tenemos algún vecino que no nos cae del todo bien podamos despedirnos amistosamente. Aunque si de verdad tenemos problemas con alguien, siempre está la posibilidad de discutirlo con la querida Canela en las oficinas de la ciudad.

Se puede decir que el juego se abre realmente una vez que K.K. está listo para venir a la isla ya que en esta etapa ya podemos transformar nuestra isla a gusto y piacere. Entre las herramientas que disponemos tenemos la de levantar terraplenes y cavar pozos para pequeños lagos. Pero además podemos colocar pisos, tanto predeterminados como diseñados por la comunidad, y así terminar de personalizar por completo nuestra isla. Por otro lado, cuando visitamos a nuestros amigos, o desconocidos mediante el Dodo Code, podemos traer con nosotros recetas nuevas y compartirles las que ya aprendimos. De esta forma el juego estimula la colaboración entre jugadores, de los cuales también podemos sacar ideas para nuestra propia comunidad. 

Para ir cerrando la review quiero destacar el cuidado a los detalles que tiene Animal Crossing, desde el enorme museo de Blathers donde ver los peces e insectos que capturamos, o los fósiles descubiertos, hasta las cosas más pequeñas como los gestos que hace cada habitante de la isla al despedirte, o los sonidos que acompañan a cada gesto o acción. En este sentido Animal Crossing goza de la misma atención al detalle que la Nintendo Switch misma donde cada botón u opción tiene su propio sonido asociado y aporta a una experiencia completa. 

Ahora sí para finalizar creo que el punto más importante, sobre todo en el 2020 que nos tocó vivir, es lo relajante de Animal Crossing. El hecho de poder jugar 10 horas o 10 minutos nos saca un poco el peso de lo demandante que es y nos permite concentrarnos solo en la pesca, o en buscar esos recursos que vamos a necesitar más adelante. Pero si queremos explorar la isla, las islas vecinas, o el mundo de sueños del que no hablé durante el juego pero que nos permite visitar otras islas amigas, podemos hacerlo y explotarlo mucho más. 

Animal Crossing New Horizons se encuentra disponible para Nintendo Switch y en Tienda Nintendo de Argentina se puede conseguir digital por AR$4250 pesos. 

Resumen

POSITIVO
  • Relajante
  • Deja volar la creatividad
  • Sorprendentemente adictivo y entretenido
NEGATIVO
  • Ese Toom Nook nos estafó!!

Conclusión personal

Durante el confinamiento de 2020 empecé a jugar Animal Crossing gracias a mi compañero Petro, como mencioné durante la review, y se convirtió básicamente en una sesión de terapia diaria. La tarea constante de conseguir cosas, y esperar que empresas Nook.Inc terminaran mis pedidos se convirtieron en objetivos diarios, y ni hablar de las horas de pesca para llenar el acuario de Blathers, y ¿Por qué no? hacer unos pesos extra. Mis mañanas durante muchos días comenzaron desayunando junto a Animal Crossing y escuchando directos musicales en Twitch (donde aprovecho a recomendar a Magape_pianist quien estuvo en Gamer con Mate y Elesky25, otra muy talentosa pianista) en una combinación de relajación letal. Esto me ayudó personalmente a reducir el estrés y bajar 200 mil revoluciones, ya que se trata de un juego descontracturado que nos permite distenderse y disfrutar de pequeños placeres mientras dejamos volar la creatividad. Sinceramente no pensé que Animal Crossing New Horizons me iba a gustar como me gustó, ni que iba a dedicarle la cantidad de tiempo que le dediqué hasta ahora. Pero lo que es seguro es que Animal Crossing New Horizons se va a quedar por mucho tiempo más instalado en mi Nintendo Switch para esas mañanas antes de ingresar al trabajo o ponerme a reseñar para Gamer con Mate.

  • Desarrollador: Nintendo Entertainment Planning and Development
  • Publisher: Nintendo
  • Plataformas: Nintendo Switch
  • Fecha de publicación: 20 de Marzo de 2020
  • Análisis hecho en: Nintendo Switch