Resident Evil Village Review – Bienvenidos A La Aldea

Resident Evil Village Review – Bienvenidos A La Aldea

11/05/2021 1 Por Francisco Sgherza


“Cómo Resident Evil 4 pero
con Lady Dimitrescu, y lobos

 

Resident Evil Village es la secuela directa de Resident Evil: Biohazard y la octava iteración numerada de la franquicia de terror de Capcom. Para esta nueva entrega numerada y cómo parte del lavado de cara que recibió la serie Village apuesta nuevamente por una perspectiva en primera persona y vuelve a colocar a nuestro resistente Ethan Winters en el papel protagónico. 

El juego comienza 3 años después de los eventos en la granja de la familia Baker. Los sucesos fueron encubiertos y la familia Winter se mudó a Europa bajo el cuidado de Chris Redfield. A los pocos segundos de comenzar el juego vemos que Ethan y Mia extendieron la familia y que la pequeña Rose forma parte de sus vidas, pero el pasado en Luisiana y los secretos no suelen dejarnos en paz fácil. 

Mientras exploramos la casa tomamos conocimiento de lo que ocurrió en los últimos tres años, hasta ahora todo iba en orden hasta que nuestra cena se ve interrumpida abruptamente. Acá las cosas se van al caño bastante rápido, Mia es abatida y luego ejecutada a sangre fría a manos de Chris quien le asesta 5 disparos en la cabeza luego de que su equipo la acribilló a balazos. Después, y sin darnos mucho tiempo para componernos, la unidad de Redfield se lleva a Ethan y a la pequeña Rose para trasladarlos a una locación desconocida. 

Lo nuevo de Capcom funciona cómo la segunda parte de una nueva trilogía que, en teoría, culmina con la próxima entrega, pero lo importante es que viene a zanjar algunos asuntos sin resolver del canon de la franquicia. Así que si los tengo enganchados, por favor síganme que los voy a guiar por un pueblo Europeo, algo medieval y misterioso, donde las cosas van a salir peor que la cena de Ethan.

Tras finalizar el prólogo recobramos la conciencia junto a un camión accidentado y desesperados comenzamos a buscar a Rose. Durante esta primera parte nos vamos a sentir Harry Mason en el primer Silent Hill mientras buscamos a nuestra hija perdida en medio de la nada. Este no es un detalle menor ya que Resident Evil Village incorpora elementos tanto de terror cómo de acción, y esto varía en función del momento del juego. 

En este sentido se puede decir que Village comparte un poco del estilo de Resident Evil Revelations, donde dependiendo del nivel estaba más enfocado al Survival Horror o a la acción. Sin entrar en más detalles para evitar los spoilers innecesarios, Ethan termina en manos de los villanos de turno y por supuesto es nuestra tarea frustrar sus planes, pero no sin antes recibir alguna que otra herida imposible. 

 

Todo el concepto de Resident Evil Village es que el juego transcurre en una villa, tal cómo su nombre indica, regida por 4 terratenientes y la Madre Miranda. La villa en este caso funciona como un hub central que conecta las diferentes regiones de cada lord. Lady Dimitrescu por ejemplo, tiene a su cargo un gran castillo que nos recuerda a la mansión del primer Resident Evil, mientras que Heisenberg tiene a su cargo un fuerte derruido y una fábrica.

Pero en lo que respecta a Village el grado de acción y terror, como dije, varía dependiendo de en dónde estamos. El castillo de Dimitrescu tiene un balance acción terror más parecido a Resident Evil 4, donde vamos a explorar el sitio resolviendo puzles y escapando del acoso de sus habitantes, pero tendremos esas esporádicas escenas de combate. 

Elijo la comparación con Resident Evil 4 ya que muchos elementos de Village están fuertemente inspirados en esta entrega, incluso algunos de los enemigos que vemos dentro del castillo. Estos recuerdan mucho a los enemigos del castillo de Salazar, aunque tienen una vibra más zombi cuando no sostienen sus espadas. Además vamos a encontrar otros elementos, cómo usar los muebles para correr las puertas, y nuestro propio Buhonero nuevo. 

Pero volviendo al castillo, un punto en contra respecto a esta porción es que se trata de la primera y Lady Dimitrescu termina siendo historia dentro de las 3 primeras horas de juego. Realmente es un personaje imponente (Sin doble sentido) y aunque sabíamos que esto iba a pasar, después de tanto impacto en las redes nos quedamos con ganas de un poco más. 

De todas formas, y el punto realmente notorio de esto, es que la señora no nos persigue tanto cómo hubiéramos esperado. A diferencia de los insufribles e incansables Nemesis y Tyrant de las remake, la vampiresa de 2 metros comienza a aumentar su intensidad sobre el tramo final del castillo, pero en general es fácil burlarla. Así que en ese sentido se siente cómo que faltó algo más de presión ejercida sobre el jugador donde se sintiera un desafío real.

Saliendo del castillo Dimitrescu, otras regiones del juego inspiran un aura más de terror y nos hacen explorar lo más psicológico del juego. Una de las casas que debemos explorar, por ejemplo, tiene una vibra mucho más orientada a Silent Hills de Hideo Kojima que a Resident Evil. En este caso la resolución de puzles predomina por completo sobre la acción, lo que resulta en una buena forma para cortar los ritmos del juego y que se sienta la variedad. Un detalle interesante de esta zona es que algunos elementos del concepto original de Resident Evil 4 parece que se trasladaron a Village ¿Pueden descubrir cuales?.

Decir que la saga migró del terror a la acción en las últimas entregas no sólo es una obviedad, sino algo ridículo de marcar a esta altura. A pesar que su anterior entrega se inspiró en lo más clásico, es sabido que esta se inspiró en la obra que resultó un punto de inflexión para la franquicia y muchos otros videojuegos. Pero la forma en la que dosifica las cuotas de miedo con las cuotas de acción está bastante bien implementada. 

Por momentos vamos a poder descansar de la tensión y de las hordas de enemigos, lo que renueva la confianza antes de lanzarse nuevamente a lo desconocido. Si bien voy a ser reiterativo, creo que es la forma correcta de dosificar cómo nos sentimos para después tirarnos una nueva sorpresa en la cara. Eso sí, a decir verdad las porciones del juego que me han hecho sentir que realmente no quería volver a pasar por determinado lugar no están precisamente en las inspiradas en lo más clásico de la franquicia. 

Además si tenemos que hablar de inspiraciones u homenajes, no podemos dejar de decir nunca que Resident Evil cómo franquicia siempre homenajeó al cine de terror. Aunque las campanas de “eso no es Resident Evil” pueden resonar a diestra y siniestra debido a la aparición de los Lycan y la vampirezca figura de Lady Dimitrescu, hay que recordar que la franquicia hace homenaje al cine de este género. 

Partiendo de esto, Village lo hace muy bien, e incluso incorpora muchas más referencias que sólo lycans y vampiros, ya que deja lugar a otras obras de la literatura del terror, aunque cuales lo van a tener que descubrir ustedes mismos. Pero por sobre todas las cosas, sí aún quedan dudas, la esencia de la franquicia sigue en el fondo y esta nueva entrega incluso se toma el trabajo de zanjar algunos plot holes, tanto nuevos cómo viejos.

Por otro lado, los diseños son fantásticos, y los jefes son imponentes, aunque la verdad es que no tienen varias transformaciones en el medio sino que sólo varían la forma de ataque. Esto se extrañó bastante cómo un punto fundamental a la hora de ir contra los jefes, por otro lado hay varios mini bosses que es recomendable ir a enfrentar ya que nos van a dar preciado loot para vender a cambio de monedas, pero además aportan algo de información nueva si exploramos un poco. 

Ahora me voy a permitir cambiar completamente de tema y abandonar el juego en sí para dedicarme a los controles, o en particular al Dual Sense. El juego se reseñó en una PlayStation 5, por lo que la respuesta háptica del control es algo para destacar. Algo que ya había percibido durante la segunda demo es que los gatillos tienen resistencia a la hora de disparar, aunque no se limita al que corresponde al disparo. ¿Cómo es esto? Cuando presionamos el gatillo de la mira vamos a tener que hacer mayor fuerza con armas más pesadas.


Tengo que ser completamente honesto, hay una diferencia enorme entre apretar el gatillo del control cuando cuando no sentimos nada que sentir con cada disparo que ejecutamos, y sobre todo con la presión que hay que ejercer sobre el gatillo. Además cada arma es diferente y la presión que hay que ejercer sobre el R2 cambia según cual se dispara, mientras que una escopeta es mucho más dura un fusil automático puede ser bastante más sensible y eso se nota en los dedos. 

Esto último es válido también para las miras, y en una interpretación completamente personal el objetivo de que cueste presionar el L2 para apuntar creo que viene de la mano con la dificultad de levantar el arma por su peso cada vez que Ethan la baja. De estar equivocado, Capcom les permito tomar notas para Resident Evil IX. 

Por último le voy a dedicar un tiempo al apartado gráfico del juego que viene usando el RE Engine desde su séptima entrega, y habiendo pasado por dos remakes. En este apartado Resident Evil Village es bastante particular ya que algunas cosas se ven extremadamente bien y detalladas, mientras que otras se ven un tanto lavadas. 

Por un lado todo lo que es iluminación y detalles tiene un cuidado asombroso, y como pueden ver por las imágenes se destacan a la vista. Pero por otro lado, algunas locaciones del juego, cómo uno de los sótanos de Lady Dimitrescu, se ven un tanto lavados.

Esto lo note por primera vez en la demo que salió para PlayStation 5 a principio de año, mientras que la demo del castillo demostró otro tipo de visuales completamente diferentes. A pesar de estos contrastes, en el detalle general el juego destaca visualmente y logra pintar paisajes diferentes en la villa gracias a sus variopintos interiores.   

Resident Evil Village se puso a la venta el día 6 de Mayo para las consolas PlayStation 4 y 5, y el día 7 de Mayo para Xbox One y Series X, además de PC. En consolas el juego se puede conseguir entre los 60 y 70 dólares, mientras que en PC para Steam en Argentina $2500.  

Resumen

Lo positivo
  • Historia
  • Diseño de los escenarios
  • Integración del Dual Sense
  • Resuelve varios enigmas de la franquicia
  • Toma lo bueno de varias entregas
Lo negativo
  • La falta de varias transformaciones en los jefes
  • Algunos detalles gráficos
  • Algunas secciones demasiado cortas

Conclusión personal

Resident Evil Village toma la posta que dejó Biohazard en 2017 y mezcló los componentes correctos con aquello que supo hacer grande a Resident Evil 4, un poco más de tiempo atrás. Aunque personalmente tengo una relación amor odio con la cuarta entrega de la franquicia, esta significó un antes y un después en la forma de hacer muchos juegos, y Village tomó esos elementos para amalgamarlos con su otro rediseño. Ciertamente la nueva entrega peca en que algunas zonas se hacen a las apuradas, y que las peleas con los jefes carecen de esas hermosas varias etapas, pero también supo crear una historia interesante que se encarga de cerrar algunos puntos flojos que la franquicia acarrea hace años. Es un juego que recompensa al jugador si explora hasta el último rincón y deja establecidas las bases para la novena entrega que este redactor va a esperar con ansias.

Datos extra

  • Desarrollador: Capcom
  • Publisher: Capcom
  • Plataformas: PlayStation 4 y 5/ Xbox One y Series/ PC
  • Fecha de publicación: 7 de Mayo de 2021
  • Análisis hecho en: PlayStation 5
  • Análisis publicado: 11 de Mayo de 2021