Mass Effect Legendary Edition Review

Mass Effect Legendary Edition Review

26/05/2021 1 Por Francisco Sgherza


“Esta es mi reseña favorita de toda la ciudadela”

 

Mass Effect es sin duda una de las sagas más emblemáticas de los videojuegos, y una de las obras más importantes de Bioware. Su primera entrega se puso a la venta en 2007 para la consola Xbox 360, y aunque se mantuvo en el terreno de la empresa de Redmond por un tiempo, la trilogía completa terminó llegando a PlayStation y PC. En noviembre del 2020 en el marco del N7 Day se anunció finalmente la Mass Effect Legendary Edition, y si me siguen por estas líneas les cuento mi experiencia en esta review. 

Primero que nada y para aquellos que nunca tocaron la franquicia del Comandante Shepard y compañía ¿Qué es Mass Effect?. Se trata de un juego de RPG y acción que a lo largo de los años se abrió más a la acción pero sin abandonar los componentes de rol. Si tuviera que definirla (y tengo que), la obra de Bioware es una ópera espacial contada a través de tres extensos títulos que pone a la humanidad en el centro de un misterio milenario. 

Legendary Edition es una colección que remasteriza los 3 títulos originales de la franquicia junto al contenido descargable que se lanzó para cada juego. Por fuera de la colección quedaron el modo multijugador de Mass Effect 3 y el DLC Pinnacle Station, aunque ya vamos a entrar en detalles sobre esto más adelante. Además, claro, de cambios en la resolución y efectos de partículas y luces. Pero si me acompañan les cuento en profundidad mi experiencia salvando la galaxia una vez más . 

El juego se desarrolla en el año 2183 y, algunos años antes, la humanidad descubrió ruinas en marte que le dio el conocimiento para viajar a través de las estrellas. Una civilización milenaria construyó los Relés de Masa que permitió a diferentes civilizaciones viajar de un punto a otro de la galaxia. El viaje interestelar y conflictos bélicos de por medio, permitieron que la humanidad llegará a una estación espacial masiva llamada la Ciudadela, donde varias especies avanzadas coexisten en… digamos: paz.

 

 

Durante una misión a una colonia humana que parecía ser sencilla se nos informa que, en realidad, se nos va a probar para convertirnos en Espectro, y por supuesto las cosas salen mal. En el lore de Mass Effect los Espectros son agentes que pueden operar en lugares dudosos de la ley y en cualquier parte de la galaxia. Pero cómo dije las cosas no salieron bien, y cómo resultado de la misión de Eden Prime, se pone en marcha una carrera contra el tiempo para impedir la vuelta de una raza de maquinas olvidadas en el tiempo conocidas cómo los Segadores. 

Al empezar cada juego por separado podemos seleccionar y personalizar a nuestro comandante favorito, ya sea como John o Jane Shepard, y la personalización del personaje fue unificada tomando cómo base las opciones de Mass Effect 3. Además el punto más atractivo de la serie es que podemos importar los datos de partidas previas y de esta forma, sobre todo para los que se acercan a la franquicia por primera vez, Mass Effect nos permite trasladar nuestras decisiones a través de toda la trilogía. 

 

 

De esta forma cada una de nuestras decisiones tienen su peso, desde con quién nos relacionamos a quienes viven o mueren. Uno de los grandes atractivos del juego es que no podemos estar seguros de las consecuencias de nuestras acciones, y dependiendo de lo que hagamos vamos a tener que vivir con eso. Esto aplica a cómo nos relacionamos con otros personajes, y a cómo nos van a ver otras razas.  

El punto de las decisiones en Mass Effect es que al trasladarlas de un juego al otro se va dando un hilo conductor que, cómo ya mencioné, afecta el cómo nos vean otras razas. A lo largo de los juegos esto se vuelve un poco más complejo y hace que la relación con algunos personajes sea más fácil o no, aunque en general vamos a tener la chance de salvar la situación. Eso sí, siempre va a ser a costa de algún sacrificio que vuelque la balanza en favor de alguna otra facción en el tablero galáctico.

 

 

Esto hace que el juego tenga un componente de rejugabilidad bastante alto ya que no sólo ofrece diferentes clases con las que el jugador puede sacar partido, sino también diferentes alternativas dentro de la historia. Además de ir construyendo relaciones con las que la galaxia se puede beneficiar a la larga, vamos a tener la posibilidad de mejorar la relación con nuestros miembros del equipo. 

Aunque parece algo menor, este componente social no sólo está para darle un marco a las situaciones que ocurren a lo largo del relato sino que también desbloquea elementos en lo jugable. En la primera entrega algunas características de cada miembro del pelotón sólo se van a desbloquear cuando alcanzamos cierto nivel de confianza. Es por esto, que es importante llevar a los miembros del equipo a todas las misiones que podamos, y que nos tomemos el tiempo de buscarlos cuando estemos entre misiones para conocerlos mejor. 

 

 

Cómo bien dije al principio de la reseña, Mass Effect 2 y 3 tienen una orientación más ligada a la acción, y se abre a jugadores que no son necesariamente del ámbito rolero. A pesar de esto las decisiones y el nivel de los personajes van a seguir ahí, y si queremos llevar a cabo una misión exitosa y mantener las bajas al mínimo, va a ser mejor que trabajemos en el equipo. 

Por otro lado los puntos de nuestro personaje siguen teniendo fuerza, y si queremos una experiencia más cercana al primer título podemos administrar los puntos de nuestro pelotón y/o personaje de forma manual. Aunque sí queremos preocuparnos sólo por donde tenemos que disparar, podemos dejar que el juego se encargue de subir de nivel automáticamente tanto al pelotón cómo a nuestro Shepard

 

 

Además ligado a lo que mencionaba de las decisiones, si tenemos que hablar del componente de rol de juego, gran parte de los conflictos se pueden resolver con la palabra. ¿Vieron eso de que es más poderosa la pluma que la espada? La idea es que dependiendo de cómo juguemos y que tipo de acciones lleva a cabo Shepard se nos habilitan ciertas opciones de diálogo que pueden evitarnos algunos enfrentamientos directos. 

Esto no sólo nos ahorra municiones, y posibles Medigel en el caso de necesitarlos, sino que a veces aporta más información y puntos de experiencia. Aunque cada decisión que tomamos con un NPC en el fondo de una misión secundaria no afecta directamente la historia principal, hay todavía una buena cantidad de situaciones en que nuestras elecciones tienen consecuencias duraderas. Por eso en esos casos profundizar en estas opciones puede llevarnos a nuevos e inesperados aliados en la lucha contra los Segadores. 

 

 

¿Pero cómo dirigirnos a Mass Effect Legendary Edition? Los tres títulos forman una gran ópera espacial o ¿por qué no? una serie que podemos ver en episodios. Aunque la trilogía se puede evaluar cómo una gran historia, los juegos en sí mismos son algo diferente ya que se vieron separados en el tiempo. 

Mientras que Mass Effect salió en el año 2007, Mass Effect 2 y 3 se vieron separados sólo por dos años ya que salieron en 2010 y 2012. Para estos entonces el juego se veía y se sentía diferente, por lo que las diferencias entre el primer y el tercer título son bastante considerables. 

 

 

Dicho esto, el juego en que más se nota el peso del trabajo, si lo comparamos con el original, es en el primero. Mientras que el juego aún se siente “duro” hay mejoras en el aspecto gráfico, sobre todo en luces y partículas que saltan a la vista. Además el Mako, infame y famoso vehículo de Mass Effect, se maneja mucho mejor que en el título original. Por otro lado, se unificaron mecánicas cómo correr y cubrirse de los últimos dos títulos para Mass Effect, manejo de inventarios mejorado, y mejoras en el combate. 

Aunque Mass Effect 2 y 3 gozan de los mismos beneficios por lo que se ven significativamente mejores, la diferencia con el primero de por si era muy notoria. Por supuesto si comparamos el juego lado a lado con los efectos de luz, las partículas, más el remasterizado para 4k UHD, estos destacan por sí solos.

 

 

Además de las mejoras gráficas, el juego contiene los contenidos descargables que se pusieron a la venta para los títulos anteriores. Esto es sin contar Pinnacle Station, un contenido descargable para Mass Effect que no fue desarrollado por Bioware y que recibió pésimas críticas por no aportar prácticamente nada nuevo a la historia. 

En este sentido los primeros 2 juegos quedaron más o menos igual de contenido que sus originales, y Mass Effect 3 fue el que mayores cambios recibió. Uno de los puntos clave para Mass Effect 3 era que la galaxia tenía que estar lista para hacer frente al ataque de los Segadores. Después de que Shepard se pasara dos títulos diciendo “vienen los Segadores”, este cuento de Juanito y el Lobo llegó a su fin y Juanito no mentía. Con los Segadores invadiendo cada planeta el jugador debía conseguir todas las flotas posibles para frenarlos.

 

 

En Mass Effect 3 cada raza de la galaxia tiene sus propias preocupaciones, y al no haberse preparado durante dos entregas deciden mirarse su propio ombligo. A cambio de ayudarnos y aportar sus flotas vamos a tener que jugar una vez más al juego de la política galáctica y hacer favores por todos los rincones de la vía láctea. 

Pero en el título original si queríamos conseguir la preparación galáctica en su totalidad había que llevar a cabo misiones del modo multijugador, y si no lo hacíamos una parte de la galaxia no estaría con nosotros. Para la Legendary Edition esto se alteró ya que el juego no dispone del modo multijugador, y Shepard va a poder conseguir el apoyo galáctico realizando misiones de la campaña.

 

 

Por último y para ir finalizando con la reseña, Mass Effect 3 sufrió un cambio fundamental en su final. Para quienes no lo hayan jugado, cuando Mass Effect salió en 2012 hubo algo de polémica respecto a su final. Mientras que Mass Effect se trata de un juego en el que tenemos que tomar decisiones que podemos trasladar a lo largo de la trilogía, el final del juego no dependía de estas. Además las 3 elecciones a las que se limitó el final del juego sólo tenían impacto en el color de los haces de luz que veíamos al final, y variaban en lo que el narrador decía. 

A raíz de esto, Mass Effect 3 consiguió una actualización que venía con algo más de contexto para el final, y este es el que viene incluido en Mass Effect Legendary Edition. Mientras que el revuelo fue notorio sobre el esperado final de la trilogía, la realidad es que las decisiones no estaban mal y las decisiones que cargamos desde el comienzo del primer juego impactaron hasta un punto de convergencia. Sin querer profundizar demasiado en la explicación para quienes no hayan jugado nunca el título, sepan que de todas formas están experimentando la mejor versión del título. 

Mass Effect Legendary Edition se puso a la venta para las consolas PlayStation 4, Xbox One, y PC el día 14 de Mayo de 2021. En PC, el juego se puede conseguir por 3600 Pesos argentinos e incluido en EA Play Pro

Resumen

Lo positivo
  • Revisitar un clásico
  • La mejor versión de cada título
  • Contenidos descargables incluidos
Lo negativo
  • Ausencia por completo del modo multijugador 

Conclusión personal

Mass Effect Legendary Edition es la mejor versión de una de las obras más importantes de los videojuegos. A pesar de sus puntos controversiales, Mass Effect en su todo entrega una aventura que vale la pena recorrer varias veces para explorar todas sus variantes y alternativas de juego. Personalmente tengo que recomendar la franquicia a todos los fanáticos de las historias de ciencia ficción aunque no sean demasiado asiduos de los juegos de rol, y si hay un momento y lugar para iniciarse en esta obra es este con Legendary Edition.

Datos extra

  • Desarrollador: Bioware
  • Publisher: Electronic Arts
  • Plataformas: PlayStation 4/Xbox One/ PC
  • Fecha de publicación: 14 de Mayo de 2021
  • Análisis hecho en: Versión de PlayStation 4 corriendo en PlayStation 5
  • Análisis publicado: 26 de Mayo de 2021