Review – Watch Dogs: Legion

Review – Watch Dogs: Legion

02/11/2020 0 Por Francisco Sgherza

“Who let the dogs out, otra vez”

 

Ubisoft Toronto (WatchDogs 2 y Splinter Cell Blacklist) vuelve a la acción con WatchDogs: Legion, una nueva entrega de su sandbox de hackers. El juego se presentó en la E3 del año 2019 y tras un breve retraso finalmente llegó a nuestras manos. Para recapitular un poco, WatchDogs presentó una vuelta de rosca para los sandbox modernos en los cuales el mundo abierto con tiros y explosiones acompañaba el verdadero fuerte del juego, el sigilo a través del hackeo. De Gamer con Mate hacía el mundo, me metí de lleno para ver qué trae de nuevo los perros vigías de Ubisoft.

Ubisoft Toronto tomó en cuenta los puntos flojos de la primer entrega y los corrigió para Watch Dogs 2, con Marcus Holloway como protagonista tomó muchos elementos de la cultura pop y se tomó de forma poco seria a la vez que con su trasfondo tocó una historia más oscura sobre la importancia de la privacidad en la información. La problemática sobre el control de la información, y cuánta de esta regalamos a través del “Internet of thingspintó un panorama subyacente mucho menos colorido y gracioso. El juego pasó de ser un estilo “Swordfish” (2001) a algo más bizarro como “Hackers” (1995), y nos propuso defender nuestras libertades y la información privada de las garras de Blume.

Watch Dogs: Legion tomó la posta de la segunda entrega y nos transporta a un mundo mucho más oscuro incluso que el de la primer entrega. Así que bajen su app de DedSec que le llegó el turno a la ciudad de Londres con una nueva iteración de ctOS, y más problemas que nunca. 

La historia comienza con una misión a la gran 007 donde llegamos a “The House of Commons” (la cámara baja del parlamento británico) con el fin de detener un atentado terrorista. Por sobre todo Watch Dogs: Legion deja ver su impronta totalmente británica desde el comienzo con una llegada en barco digna de una película del agente con licencia para matar. Pero no somos Mi-6, no, sino un miembro de DedSec que está en el lugar para evitar el caos.. 

Durante la primera misión vemos a DedSec como una organización mucho más fuerte, establecida, y con mayor presencia, pero como es de esperar todo se va al tacho. Nuestras acciones activan una trampa y desencadenan una serie de bombas a lo largo de Londres a la vez que revela la existencia de un grupo antagónico llamado Zero-Day. Además al mismo tiempo un misterioso grupo armado elimina a la mayoría de los operativos de DedSec. No fue la mejor noche para la ciudad de Londres. 

Tras estos eventos la compañía militar privada (PMC) Albion se establece en la ciudad de Londres la cual queda en un Estado de Sitio permanente. El juego propiamente dicho comienza cuando Sabine, una de las pocas operativos que quedó con vida, busca un nuevo recluta para comenzar a levantarse desde las cenizas. 

Nuestra primera tarea es decidir quién va a ser el primer agente en sumarse a la lucha, para esto nos dan una lista de candidatos con capacidades o herramientas especiales. Para poner en contexto a quienes no conozcan absolutamente nada sobre Watch Dogs: Legion, uno de los aspectos fundamentales es que podemos reclutar a cualquier ciudadano. No importa a quien estemos viendo, puede ser un próximo operativo para DedSec en la lucha por recuperar la libertad. 

Las primeras misiones del juego consisten en poner en marcha la nueva safe house desde donde vamos a reconstruir DedSec, y para eso tenemos que reconectar a Bagley, la Inteligencia Artificial. La cosa es que al momento de la redada el protocolo del grupo obligó a desconectar todo y borrar a Bagley, nuestro Jarvis irónico, ácido, y que va a guiarnos durante el transcurso del juego. Después de esto el juego se abre completamente y nos deja explorar la ciudad de Londres en su totalidad y al ritmo deseemos. 

El juego está estructurado en tres tipos de misiones, las misiones principales, las secundarias, y las misiones de reclutamiento de potenciales candidatos Las principales cuentan la historia de Legión, donde tenemos que dar con los responsables del atentado, frenar a Albion, y averiguar qué está pasando realmente. En las secundarias se nos van a dar tareas o misiones que no están relacionadas con la trama, pero ofrecen nuevos operativos. Además Londres está llena de actividades que podemos realizar para aumentar el descontento hacia Albion, y una vez que las completamos habilitan misiones especiales.

Por último está la novedad del título, las misiones de reclutamiento, donde tenemos que convencer a los ciudadanos. Si bien todos los que nos cruzamos son potenciales miembros, no todos van a estar dispuestos a luchar ya sea por miedo o por desconfiar de DedSec. La realidad es que no podemos culparlos ya que la opinión pública del grupo hacker se vio desplomada tras ser acusados de los atentados.

Si vemos que un ciudadano tiene madera para ser miembro de DedSec, léase nos sirven sus habilidades, podemos intentar reclutarlo pero nos va a pedir algo a cambio. Esto es algo general ya que aunque estos miembros potenciales quieran trabajar dentro del grupo nos van a pedir algún favor a cambio, porque nada es más importante que liberar la ciudad hasta que se interponen los intereses personales. Para esto podemos investigar a los candidatos, en Watch Dogs: Legion el dicho “el enemigo del enemigo es mi amigo” está más vigente que nunca. 

Quizás a la gente no le guste DedSec pero definitivamente no le gustan los homicidios en los interrogatorios y las torturas de Albion, o cómo la familia Kelley está controlando la ciudad. Por lo que hacer un par de trabajos para la gente puede ayudar a cambiar su opinión sobre DedSec y que decidan prestarnos sus habilidades. En este sentido Legion es un juego infinito, pero recordemos que no todos los individuos que vemos tienen madera de miembros.

Así como algunos tienen habilidades especiales otros destacan demasiado, lo cual nos hace plantear si no conviene tenerlos lejos. Esto nos obliga analizar en profundidad a la hora de buscar candidatos. Entre nuestras filas por ejemplo nos conviene tener a un médico o un abogado para que los que hospitalizados o detenidos puedan salir antes y volver al trabajo. Esto merece una mención particular porque aunque una persona no sirva como agente de campo, puede serle útil al equipo por sus conexiones profesionales.

Mientras que un médico puede sacar más rápido a un paciente del hospital, puede que gaste dinero aleatoriamente en apuestas, esto nos hace analizar si conviene tenerlo a bordo o no. Además hay que tener en cuenta que las desventajas no sólo van a estar activas cuando estemos en el campo, algo de lo que me di cuenta cuando una de mis operativos gastó 1500 ETO (la moneda del mundo de Legion) en un shopping spree. Por otro lado quizás tenemos un operativo con habilidades excepcionales en combate o infiltración, pero puede morir de forma aleatoria en cualquier momento, y eso incluye en medio de una importante misión. Y en Watch Dogs: Legion hay permadeath (opcional) por lo que cuando un miembro muere, es para siempre. 

Todo esto le da a Watch Dogs: Legion casi la misma verticalidad que el parkour en anteriores entregas. El análisis de la situación y la búsqueda de candidatos perfectos si queremos al mejor team le dan otro sentido al juego. Incluso podemos acercarnos al área de una misión y analizar cómo es la mejor forma de acceder, pero decidir cambiar de operativo para llevarla a cabo porque sus habilidades se adecúan más para lo que viene después. Supongamos que queremos abrir todas las puertas pero el trabajo posterior implica infiltrarse en una obra en construcción, podemos robar las credenciales con un miembro que pueda descargarlas desde lejos, y después enviar un trabajador para pasar desapercibido en la zona de trabajo. 

Esto hace que la dinámica sea diferente a las anteriores entregas, y dota al mundo de otra complejidad donde hackear no se limita a espiar la intimidad de la  gente y robar dinero. Una de las primeras misiones por ejemplo del juego demanda que usemos/reclutemos un empleado de la construcción para poder llamar a un dron de carga y robarnos un servidor. Eso sí, aunque algunas tareas demandan cosas específicas, siempre disponemos de varias vías mediante las cuales cumplir una misión. En este sentido el juego prima que el jugador tenga herramientas disponibles para que los más expertos saquen el jugo al máximo pero no resulte demasiado para quien quiera entrar a los tiros .

Si de drones hablamos por otro lado, no vamos a poder hackear a cualquiera desde el vamos y como en las primeras entregas vamos a tener que comprar mejoras que nos lo permitan. Repartidos por el mundo hay puntos de tecnología que vamos a necesitar para invertirlos en mejoras y así tomar control de otros tipos de drones, armas, y dispositivos especiales. En lo que respecta al gameplay Watch Dogs: Legion se mantiene en la misma línea de sus predecesores pero profundiza el concepto del juego al darle protagonismo a cualquiera de los NPC

Volviendo un poco a las misiones de reclutamiento hay que hacer una salvedad, algunas misiones se repiten cuando nos encontramos a ciudadanos de una misma clase. Por ejemplo al reclutar a dos personas cuyos antecedentes eran como ladrones de autos la historia fue la misma y tuve que cumplir la misma misión. Esto es algo inevitable si tenemos en cuenta que todos los habitantes de Londres son potenciales operativos, y que la idea no es reclutar a todo el mundo sino armar nuestro equipo en función de las necesidades.  Además vamos a encontrar individuos que no sólo no van a aportar nada, sino que van a disponer de alguna de las características negativas.

En el apartado gráfico Watch Dogs: Legion se ve impresionante, la ciudad de Londres está llena de detalles, reflejos, y luces de neón cuando cae la noche. La ciudad está tan cargada de detalles que a veces es fácil perderse entre tantos colores y decorados tanto de día como de noche. En este sentido Ubisoft toronto se lució con la construcción de esta Londres futurista y distópica. Aunque está tan cargado de cosas, en líneas generales el juego anda muy bien y sin caídas de frames teniendo casi todos los apartados en Ultra. Teniendo esto en cuenta sí sufrí varios crasheos aleatorios sin código de error alguno. De todas formas Ubisoft ya lanzó un parche para corregir algunos de los errores por lo que sólo hay que esperar. 

Para ir cerrando la reseña quiero dedicarle unas palabras a la historia, la cual se toma mucho más en serio que en la segunda entrega y abandona el tono jocoso de Marcus Holloway. Legion da paso a una historia mucho más oscura con mucho más énfasis político, no sólo sobre los riesgos del “internet of things” y la información privada, sino del extremo absoluto de un estado policial donde el profiling llevado a un límite absurdo deja de funcionar como una herramienta preventiva y vuelve a cada individuo un potencial enemigo

Resumen

  • Cada individuo puede ser un operativo
  • Gameplay
  • La ciudad de Londres
  • Algunos problemas con crasheos

Conclusión personal

Con Watch Dogs: Legion el estudio supo llevar al siguiente nivel la joven franquicia de Ubisoft. Se trata de un juego entretenido, divertido de jugar, y hermoso de ver. Aunque mantiene muchos elementos de las anteriores entregas, el sistema de reclutamiento de cada ciudadano le agrega una dimensión más palpable. Además vuelve a tomar un rumbo mucho más oscuro como lo quiso hacer la primera entrega pero en un marco que eriza los pelos del cuerpo y nos hace pensar mucho más en el valor de la información y la libertad.

 

Datos extra

  • Desarrollador: Ubisoft Toronto
  • Publisher: Ubisoft
  • Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, Google Stadia, Microsoft Windows
  • Fecha de publicación: 29 de Octubre de 2020
  • Análisis hecho en: PC (Uplay)