Review – Carrion

Review – Carrion

23/07/2020 0 Por Francisco Sgherza


“Sangre, tentáculos, y lágrimas”

Carrion fue desarrollado por el estudio polaco Phobia Game Studio,  publicado por Devolver Digital, y se presentó por primera vez en el marco de la GDC del año 2018. Esta aventura pixel art es, de acuerdo a sus desarrolladores, un “reverse-horror game” ya que te pone en la piel de la criatura asesina en esta historia de horror. 

¿Y es que nunca quisieron ver el lado B de cualquier historia de terror?¿Imagínense jugar como la cosa en otro juego de The Thing? Aunque seguramente hay algún otro juego que en este momento se me escapa, y los invitamos a dejarnos en los comentarios si saben cual, Carrion hace un buen trabajo en darnos una probada de esta perspectiva.

Como dije el juego nos lleva del otro lado y nos pone en la piel, o carne colgante, del monstruo de las historias, pero no lo hace sin sentido. A pesar que en Carrion nuestro protagonista no pueda leer o hablar, los polacos de Phobia tienen una historia que contar. El juego comienza cuando escapamos de nuestra celda de contención, que más que una celda es un contenedor gigante de vidrio. Acto seguido vamos a tratar de escapar de las instalaciones a toda costa, solo para darnos cuenta que las estas están cerradas y que para salir necesitamos una huella humana. 

Rápidamente el juego nos pone en el camino de la matanza, y aunque somos una maquina asesina al principio somos chiquititos por lo que la labor se va a dificultar un poco. La cosa es así, ser un monstruo devorador de carne no es excusa para andar por ahí sin analizar la situación. Carrion es un juego que requiere de estrategia en todo momento, incluso cuando decidimos finalmente tirarnos sobre las víctimas como si no hubiera mañana.

Se puede decir que además de la descripción dada por Phobia Game Studios, Carrion incorpora elementos «metroidvanescos». A lo largo de toda nuestra aventura, que dura unas 9 horas aproximadamente, vamos a tener bastante backtracking y varios puzles que resolver. A medida que exploramos las instalaciones nos vamos a encontrar con puertas, objetos, y obstáculos que nos dificultan el camino. Para sortear estos inconvenientes no queda otra que adaptarse a la situación y evolucionar. Esto por supuesto tiene un doble sentido, y es que lo voy a usar para meternos de lleno en el gameplay, los objetivos dentro del juego, y las particularidades de Carrion

Así como salimos de un tanque de contención, hay otros recipientes distribuidos a lo largo y ancho del juego. Cada vez que encontremos uno vamos a ganar algún punto o característica nueva para hacerle la vida más fácil a nuestra criatura, y más difícil a los humanos. Pero además de esto cuanta más biomasa consumimos, es decir cuanta gente devoramos, más crecemos. Eso sí, aunque ser grande y terrorífico puede ser divertido tiene sus ventajas y desventajas.

Pero es acá donde Carrion se pone interesante, el primer crecimiento de la criatura lo conseguimos relativamente rápido en el juego, y el recorrido va a estar lleno de obstáculos. Cada etapa de crecimiento tiene habilidades especiales, por ejemplo cuando somos chiquitos y casi adorables podemos disparar una especie de tela de araña de carne. Esto no solo nos sirve para atrapar enemigos y dejarlos inmóviles temporalmente, sino también para activar palancas a las que no podemos llegar. Pero si consumimos biomasa y crecemos, en lugar de disparar esta «telaraña» de carne vamos a empujar con fuerza.

Demás está decir que vamos a tener que perder algo de peso cuando necesitemos usar nuestra «telaraña», y ganarlo cuando tengamos que enfrentarnos a los humanos o romper cosas. Al consumir biomasa crecemos, y recuperamos puntos de salud, por lo que en esos momentos vamos a tener que resignar nuestro tamaño y en pos de abrir esa puerta que nos impide el paso. Es acá donde Carrion nos hace jugar con la estrategia, si bien nosotros tenemos que volvernos más débiles no quiere decir que los enemigos también lo sean. 

El juego se vuelve mucho más complejo cuando tenemos que escondernos y planificar bien el orden en que vamos a eliminar a los oponentes. Pero además tenemos que tener en cuenta que disponemos de diferentes formas. Más avanzado el juego podemos parasitar a los enemigos y usar sus armas contra los suyos, incluso un poderoso mecha como el auto elevador de Alien, aunque con potencia de fuego. Podemos deshacernos de la biomasa extra en unos piletones de sustancia extraña, a los cuales podemos volver para recuperarla más tarde. Es que necesitar activar una palanca siendo pequeñitos no implica tener que avanzar así el resto de la pantalla.

Salvo en momentos particulares donde las salas entran en “lockdown” y tenemos que eliminar a todos antes de seguir, Carrion nos permite movernos libremente por todo el mapa de juego. Pero para avanzar por los diferentes “niveles” de las instalaciones primero tenemos que abrir ciertas puertas. Para esto hay que encontrar puntos donde la criatura puede dejar una especie de nido que esparcen a la criatura por la base. Además de permitirnos abrir las puertas de cada nivel, sirven también como puntos en los que podemos salvar el juego y recuperar biomasa. Aunque no todos los puntos nos van a ayudar a abrir alguna puerta, es muy importante encontrarlos todos.

A lo largo de todo el juego se mantiene una dificultad moderada que puede desafiarnos algunas veces pero no se vuelve injusto. Se puede decir que la complejidad más grande de Carrion radica en que es muy fácil perdernos, aunque para esto la criatura tiene un sistema de ecolocalización que nos ayuda a buscar los puntos de guardado. Por otro lado una de las instalaciones dentro de la base tiene información sobre cada sección y el estado en que se encuentra. Esto resulta muy útil para orientarnos a donde ir después, aunque también resulta fácil no recordar donde está ubicada. A pesar de estas dificultades el juego nos orienta siempre a la salida del nivel gracias a los carteles de exit que podemos encontrar distribuidos.

Entre los primeros párrafos dije que los polacos de Phobia Game tenían algo que contar, y no me olvidé. A lo largo del juego vamos a encontrar ciertos puntos que disparan flashbacks. Durante estas escenas jugables, usamos a un humano mientras se cuenta nuestro descubrimiento y captura. Para ser honestos esta es la parte que se siente menos pulida, al menos en lo que respecta a los controles. Usar a la criatura se siente orgánico, cuando es más grande es menos precisa para controlar, pero se siente bien. Pero en el caso de controlar a humanos, en flashbacks o parasitándolos, se vuelve algo impreciso a la hora de subir y bajar escaleras, y hay muchas. Eso sí, hay que destacar que esta es la única crítica que se le puede hacer al juego en todos sus aspectos.

El apartado jugable se disfruta mucho más si lo jugamos con controles ya que la dirección y el sentido, sobre todo cuando somos grandes, se da tipo twin stick shooter. Se puede jugar con mouse y teclado pero no se siente del todo bien, o cómodo, ya que desplazamos a la criatura con un estilo point and click. Si bien el control es la mejor opción, al principio es algo mañoso para tareas de precisión con nuestro tentáculo como abrir puertas silenciosamente o calcular la distancia para activar una palanca.

Para ir cerrando, el trabajo de Phobia Game Studio tiene un apartado Pixel Art hermoso que destaca por todos lados, y si bien estamos encerrados en un gran bunker se presentan regiones y “biomas” bien definidos y variados. Cada una de estas regiones cuenta con mucho detalle, además de elementos completamente destruibles, que lo hacen una experiencia muy agradable a la vista. Además está el detalle que a donde vamos dejamos un reguero de sangre pixelada y restos digno de cualquier película de horror.

Carrion se pone a la venta hoy 23 de Julio para las plataformas PC (steam), Xbox One, y Nintendo Switch. En la store argentina de Steam el juego se puede conseguir por $268,99 y cuenta con una demo que se puede jugar desde hace un tiempo. 

Resumen

  • Gameplay
  • Apartado artístico
  • Jugar con la criatura causa mucha satisfacción
  • Imprecisión en algunos controles puntuales al usar humanos

Conclusión personal

Carrion presenta una propuesta interesante con una vuelta de rosca divertida sin sacarle la tensión de un juego de horror. Sí, somos gigantes, letales, y tenemos una serie de habilidades que nos harían el Liam Neeson de los monstruos, pero también somos vulnerables a las armas y sí somos rodeados las cosas se pueden complicar rápido. Pero el juego está tan bien balanceado en ese sentido que en todo momento nos sentimos poderosos sin ser dioses ni romper el juego. 

 

Datos extra

  • Desarrollador: Phobia Game Studio
  • Publisher: Devolver Digital
  • Plataformas: PC (Steam), Nintendo Switch, Xbox One
  • Fecha de publicación: 23 de julio de 2020
  • Análisis hecho en: PC (Steam y GOG)