Review – Moon

Review – Moon

22/09/2020 0 Por Facundo Joel Petrolo Iriarte

«Un Anti-RPG»

 

 Si bien el juego se lanzó hace pocos días, Moon fue lanzado originalmente en 1997 por la gente de Love-de-Lic para la mítica Playstation. En lo particular desde  chico me sentí atraído hacia él, pero la barrera idiomática me lo impedía sin importar cuantas veces intentara jugarlo. Sin embargo, me maravillaba su extrañeza y sus mecánicas complicadas (o lo que creía, ya que el japonés me impedía comprender bastantes aspectos del juego). Es por esto que siempre estuve pendiente del lanzamiento de alguna traducción para poder jugar Moon como es debido. Afortunadamente la espera terminó y los propios creadores lanzaron esta nueva versión de Moon en Nintendo Switch. ¿Y lo mejor? completamente en inglés, así que ahora que está finalmente en mis manos puedo disfrutarlo, y hacerle esa review bien merecida.

 

 

 Moon es un RPG que comienza de una forma típica: Somos un héroe de armadura brillante en un mundo de 16-bits con la misión de derrotar al dragón que capturó a la reina. Así vamos pasando distintas escenas rápidas en la que derrotamos monstruos, ganamos experiencia, esas cosas típicas de RPG, hasta que en unos pocos minutos enfrentamos al maléfico Dragón. En el momento más álgido del combate y segundos antes de asestar el golpe final nuestra madre nos llama para que dejemos nuestra GameStation y vayamos a comer. Al volver la tele está prendida y cuando queremos apagarla se nos transporta al mundo del juego, donde las cosas ya son en 32-bits la situación es muy distinta.

 

 Desde el comienzo el juego es bastante polémico, sobre todo si tenemos en cuenta que es un juego de otra época. Apenas descendamos en este mundo, podemos ver como el guerrero se embarca en la aventura pero vemos que sus actos no son para nada heroicos.  El «héroe» va matando monstruos indefensos por doquier con la excusa de “ganar experiencia”, aunque vemos que no la necesita pues es bastante fortachón. Sin más entra a las casas de las personas sin pedir permiso y les  roba sus pertenencias, incluso hasta su ropa interior. Además claro que está esparciendo el miedo entre la gente del reino ya que él realiza todo  esto sin emitir ni una sola palabra.  ¿Les suena conocido? Si, Moon es catalogado por sus creadores como un Anti-RPG y una sátira al género que juega muy bien sus cartas para demostrarnos la otra cara de la historia.

 

 

 Luego del primer día,  la princesa de la luna nos encarga la misión de recolectar «puntos de amor» realizando buenas acciones como tratar de revivir a los pobres monstruitos asesinados por el «Héroe».  Para cumplir la tarea hay que interactuar con los cuerpos de los monstruos e identificar cuáles son sus tendencias o características que llevaban en vida. Una vez sabemos esto tenemos que ingeniárnosla en base a lo que sabemos para invocar su fantasma, capturarlo para revivirlo, y luego transportarlos al doctor Dolotottle (cómo Dolittle, pero no) que los tendrá en buen cuidado.  Por ejemplo una de las primeras criaturas será un sapo gigante que sólo hará acto de presencia sí donamos monedas en la fuente de la ciudad, mientras que otro monstruo tiende a aparecer en ciertas noches de la semana. 

 

 

 Como bien dije antes esto nos da puntos de amor que nos permite subir de nivel pero ¿De qué sirve esto en un Anti-RPG? si precisamente no tenemos que pelear. Bueno, a medida que va pasando el tiempo en el juego transcurren las horas, el día, y nos vamos cansando. Por supuesto tenemos un tiempo límite para ir a descansar, y si no lo hacemos para ese entonces nos desmayamos y perdemos el juego. Pero a medida que subimos de nivel se nos permite estar despiertos más tiempo, lo que nos da la posibilidad de explorar más áreas.

 

 

 Por más de que el juego a primera vista parezca un RPG yo lo catalogaría más como una aventura gráfica con mucha libertad. En cuanto a los lugares a donde nos podemos mover ya que la mayor parte del juego intentamos conseguir y usar ciertos objetos, estos nos pueden permitir hablar con ciertas personas o experimentar distintas maneras para revivir a los monstruos. Aparte de esto y de forma natural vamos manteniendo notas mentales de las rutinas de los habitantes del reino, e iremos poniéndonos objetivos diarios. Por ejemplo «Hoy voy a averiguar que hay en el desierto» u «Hoy voy a ver si puedo atrapar a x monstruo». Esto no forma parte del gameplay del juego pero me resulta interesante el hecho de que los desarrolladores pensaron y diseñaron Moon con la mentalidad de que nosotros vamos a asumir esta «mecánica» de forma orgánica.

 

 

 Como es de esperar de la gente de Love-De-Lic, Moon es un juego que está repleto de humor con una gran cuota en sorprender con elementos bizarros. Esto lo podemos ver en como sus personajes rompen con los estereotipos que uno podría llegar a encontrar, y como por ejemplo el rey del castillo es un rey bastante hippie y libre vestido de harapos. Mientras que antes de ser absorbidos podríamos verlo como una figura vestida con ropas caras. O por ejemplo tenemos a Flora, la florista, que es una muchacha obsesionada con conocer a su príncipe azul pero al ver las actitudes del héroe todas esas ilusiones se desvanecen. Además el mejor ejemplo que es Pokka, una persona atada a un poste que trabaja de…poste señalizador indicándonos donde se encuentran algunas locaciones del juego.

 

 

 El aspecto gráfico resistió muy bien el paso del tiempo y es que, como pueden observar en las imágenes, tenemos fondos y personajes dibujados a mano que se mantienen muchísimo mejor en la época de los 32 bits que los gráficos en 3D poligonales característicos de los primeros juegos de la Playstation. En conjunto con esto, los efectos de sonido de Moon son muy simpáticos y le da al juego un tono más caricaturesco que da en el clavo. La música por otro lado es un gran plus porque combina los talentos de 30 bandas independientes japonesas en donde encontraremos un amplio abanico de estilos. Entre estos hay jazz, pop, rock, blues, entre muchos otros que podremos poner en nuestro tocadiscos mientras jugamos. A medida que encontramos o compramos sus MoonDisks (MDs) podemos así poner la música que mas nos guste a medida que avanzamos.

 

 

 Moon es un juego que hace bien al alma y si al leer esto te hice recordar a Undertale déjame decirte que Toby Fox, su desarrollador se basó en la premisa del trabajo de Love-De-Lic para realizar su obra maestra. Esto a su vez inspiró a Yoshiro Kimura, diseñador de Moon a lanzarlo finalmente en ingles. Historias así hay muy pocas y por lo tanto hay que aprovecharlas, así que si te atraen los videojuegos que se salgan de la norma te recomiendo sin duda que lo juegues.

 

Resumen

  • Un sentimiento de calidez constante
  • Gran sátira a los RPG tradicionales
  • Mecánicas fuera de lo común
  • Gráficos que resisten bien el paso del tiempo
  • A veces nos costara entender como avanzaren el juego
  • La historia puede ser un poco enrevesada

Conclusión personal

Moon es una burla y una critica al genero de los RPG y un ejercicio de reflexión muy interesante de las cosas que damos por sentado en este tipo de juegos y lo mal justificadas que están ciertas acciones. Algo que siempre resulta irreal es entrar a las casas ajenas y empezar a abrir cualquier cofre que encontremos o matar a todo monstruo que nos encontramos. Es un juego muy bien hecho y sin dudas un gustazo para mi haberlo podido disfrutar después de mas de 20 años sin una traducción oficial. De verdad, es un juego que resistió muy bien el paso del tiempo y trata temas que siguen vigentes el día de hoy.

Datos extra

  • Desarrollador: Love-de-Lic, Onion Games
  • Publisher: Onion Games
  • Plataformas: Nintendo Switch
  • Fecha de publicación: 27 de Agosto de 2020
  • Análisis hecho en: Nintendo Switch