Review – Immortals Fenyx Rising

Review – Immortals Fenyx Rising

30/11/2020 0 Por Francisco Sgherza


“El Mate y la Odisea”

Immortals Fenix Rising se presentó en el marco de los premios The Game Awards del año pasado (2019), pero en su momento lo conocimos con otro nombre. Gods and Monsters fue el título con el que se presentó esta aventura mitológica en la sexta edición del programa anual de Geoff Keighley, y que luego de un retraso sustancial fue rebautizado. Esta nueva aventura fue desarrollada por Ubisoft Quebec (Assassin ‘s Creed Syndicate, Assassin’ s Creed Odyssey) y se aleja de la ficción histórica para meterse de lleno en la ficción y el humor mitológicos. 

Las primeras impresiones cuando vimos el tráiler de Gods and Monsters fue que Ubisoft Quebec se quedó con todas las ganas de más Odyssey, pero hay mucho más por detrás. De todas formas estas primeras impresiones no están demasiado alejadas de la realidad, ya que Immortals es el resultado de la pasión generada durante el proceso de investigación para Assassin ‘s Creed Odyssey. Como en Gamer con Mate tuvimos el placer de jugarlo previo a su salida, si agarran sus escudos y espadas les voy a contar todo lo que necesitan saber sobre Immortals Fenyx Rising.

El nuevo juego del estudio Canadiense es una aventura épica en tercera persona cargada de humor que mezcla la exploración con tintes de Hack and Slash y RPG, pero bastante sutiles. No es un juego que demande reflejos sobre humanos pero tampoco te regala las cosas, y de la misma forma el componente de rol no es tan profundo . ¿Pero de qué va Immortals Fenyx Rising? Thyphon el, hijo más joven de Gaia en la mitología griega, es un titán que fue encerrado bajo el monte Etna por Zeus

En el juego Typhon se liberó de su prisión y puso la Isla Dorada patas para arriba, Zeus desesperado recurrió a la ayuda de su primo Prometeo (ese mismo al que encadenó por regalarle el fuego a los mortales). Como Prometeo no quiere ayudar a su primo le presenta un desafío, si un mortal puede vencer a Typhon él gana su libertad, pero si no puede conseguirlo ayudará a Zeus contra el hijo de Gaia. Acá es donde Prometeo comienza a relatar la historia de Fenyx, nuestra historia y la de nuestro crecimiento a lo más alto de la gloria. 

A diferencia de Assassin ‘s Creed, Immortals Fenyx Rising no se toma absolutamente nada en serio, a cada paso que demos en la historia que relata Prometeo nos topamos con las acotaciones irrisorias y constantes de Zeus. La dinámica entre este y su primo es muy rica, y mientras uno aporta sabiduría y misterio al desarrollo de la historia, Zeus aporta bueno digamos que “aporta” cosas. La narrativa del juego nos mantiene entretenidos en todo momento y no se limita a eventos relacionados a nuestra búsqueda, sino que se extiende a todo el reino mitológico de la Isla Dorada. Como es descrito por la misma Ubisoft, Immortals Fenyx Rising es una celebración de la mitología para todos los héroes del corazón.  

Pero vamos a empezar por el principio de nuestra aventura, al naufragar en la Isla Dorada Fenyx encuentra a su hermano y toda su gente convertidos en piedra. Una de las primeras cosas que hacemos antes de comenzar a movernos es elegir su género, voz, y algunas características físicas y estéticas de nuestro personaje. Al igual que en la reseña de Valhalla van a ver que me refiero en femenino a Fenyx ya que fue el tipo de personaje que creé para mi aventura. 

Desde el primer tráiler de Monsters and Gods parecía una mezcla de Legend of Zelda: Breath of the Wild con Assassin ‘s Creed Odyssey, y la verdad que si tuviéramos que describirlo de esa forma habría que tirar bastante de The Witness a esa mezcla. Pero la realidad es que no le haríamos justicia, y si bien pareciera que ambos juegos tuvieron un bebé hermoso, Immortals Fenyx Rising tiene una identidad propia muy fuerte. El juego está cargado de un humor adulto, ácido por momentos, que ridiculiza al dios del rayo y padre de los dioses del Olimpo. Además posee un gameplay fresco, rápido, y muy particular del que vamos a estar hablando más adelante.

Como nos tienen acostumbrados los juegos de Ubisoft en los últimos años, el juego comienza realmente tras un largo capítulo introductorio que nos da las herramientas básicas para comenzar nuestra aventura. Con la ayuda de Hermes nuestro Héroe o Heroína se arma con un equipo digno de los dioses, literalmente porque son armas divinas, que nos prepara para ir a donde queramos del mundo abierto

Una vez que terminemos con el capítulo introductorio se nos pone como objetivo reunir la esencia de los dioses con lo que Typhon dejó de ellos en la Isla Dorada, pero el orden para hacerlo queda por completo en nuestras manos. De esta forma una vez que estén reunidos podamos dar batalla al hijo de Gaia de una vez por todas. Al finalizar el prólogo vamos a tener en nuestro poder la espada de Aquiles, el hacha de Atlanta, y las alas del mismísimo Daedalus que nos van a servir para planear y alcanzar lugares más alejados.

Está bien, podemos jugar el juego en el orden que queramos, ¿pero como sabemos a dónde ir? Bueno la cosa es que fenyx tiene un concepto similar al de la Vista de Águila de los Assassin ‘s Creed, pero con una vuelta de rosca. Nuestra heroína tiene una habilidad llamada farsight (vista lejana) que nos permite identificar cosas muy, muy a lo lejos. Para avanzar en la historia y encontrar a los dioses , o lo que quedó de ellos, Fenyx tiene que subirse a lo más alto de cada mapa y reconocer la zona. De esta forma y con el análogo de las atalayas podemos develar lo que esconde cada región, y ubicar los diferentes puzles y desafíos en el mapa. Por suerte, en este caso, los puntos más altos de donde podemos revelar el mapa se limitan a sólo uno por región.

Claro que no es lo único que tenemos para hacer en las inmediaciones de la Isla Dorada, ya que vamos a encontrarnos con tareas que requieren de nuestro heroico comportamiento. Además, y acá entra ese elemento “The Witness” que mencioné antes, la isla está repleta de variados puzles para resolver, algunos son fáciles y otros nos van a tener rascando la cabeza un rato largo hasta que encontremos la lógica que tienen detrás. 

A todo esto no les conté que el juego cuenta con un sistema tipo las shrines de Breath of The Wild, las bóvedas de Tartaro. Las bóvedas contienen una serie de puzles que tenemos que resolver si queremos alcanzar el final de la sala donde nos espera un fragmento de rayo de Zeus como premio, objeto que vamos a necesitar si queremos aumentar nuestros, necesarios, contenedores de stamina. Estas bóvedas al igual que en The Legend of Zelda, de donde se nota mucho la inspiración, constan de puzles lógicos que se resuelven gracias al motor de físicas del juego o enfrentándonos a combates que tenemos que superar.

Para poner en orden la distribución del juego vamos a tomar el Hall de los dioses ubicado en el valle de la primavera eterna como hub central. Todas las mejoras que vamos a poder aplicarle a Fenyx las conseguimos desde el Hall de los Dioses invirtiendo los ítems necesarios, pero no es para lo único que lo vamos a usar. El mapa del juego se divide en los dominios de diferentes dioses, Afrodita, Hefesto, Ares, y Atenea, además claro de las Puertas del Tartaro, y la morada del mismísimo padre de los dioses. Una vez que completamos todas las misiones para obtener la esencia de cada dios volvemos al Hall donde los reunimos con su esencia y así los completamos de nuevo. 

Por otro lado Hermes nos va a ofrecer una variedad de misiones que se renuevan diariamente mediante las que vamos a obtener equipos, materiales, y Elektrum que podemos usar para comprar en su mercado, ¿Por qué lo primero es salvar el día, no? Además cada deidad que traigamos de nuevo al Hall nos va a ofrecer una serie de misiones que van a extender aún más nuestra estadía. La lista de tareas y los males que afligen a cada dios son particulares para cada una de las deidades por lo que nunca sabemos qué nos vamos a encontrar, lo que es seguro es que vamos a tener que pensar bastante, y pelear bastante por igual

El juego balancea muy bien la exploración, y tiene muchos rincones para explorar, con la resolución de puzles, de los que tiene muchos también. En líneas generales vamos a encontrar diferentes tipos de enigmas con un set de recompensas establecidas, por ejemplo muchos de los que vamos a encontrar nos ofrecen como recompensa monedas de Caronte que podemos usar para mejorar nuestras habilidades tanto humanas como divinas. Y si nos quedamos con ganas de más, hay planeados 3 contenidos descargables que van a expandir nuestra aventura con nuevos dioses, y dioses perdidos, además de las tareas diarias que nos da Hermes. 

A medida que exploramos el mundo vamos a encontrar fragmentos de ambrosía que nos usamos para aumentar la salud máxima de Fenyx. Además otros puzles nos van a recompensar con cofres que guardan fragmentos de adamantina de distintos colores, los cuales nos van a servir para mejorar nuestras armas y armaduras para aumentar sus estadísticas e incluso desbloquear nuevas características.

A diferencia de su primo hermano Assassin’s Creed Odyssey, Immortals tiene un combate más “arcadoso” frenético y rápido donde podemos hacer combos y combinar distintos tipos de ataques. No solo vamos a disponer de las armas de Aquiles y Atlante sino que además vamos a desbloquear poderes divinos que podemos invocar en combate. De esta forma podemos arremeter a espada limpia contra un minotauro y combinarlo con un ataque de área que levante varias lanzas desde el suelo. Algunos de estos ataques no sólo sacan vida sino que además aturden al enemigo, y este va a ser nuestro momento para asestar los golpes sin cuartel. En cuanto a la barra de stamina que mencioné en algún momento de la reseña, se va a consumir al correr, volar, o escalar, y si estamos en combate al usar ataques especiales o esquivar al enemigo. 

Esquivar a los enemigos a tiempo va a ralentizar los enemigos alrededor dándonos valiosos segundos extras. Además podemos hacer un parry a los ataques enemigos, salvo por supuesto los que no se pueden bloquear. En este punto particular la verdad es que, al menos en dificultad normal, el parry es bastante permisivo, y no necesitamos hacerlo perfecto por completo, pero si nos tomamos nuestro tiempo vamos a quedar un tanto mal parados.  

Creo que uno de los puntos más fuertes en las comparativas con The Legend of Zelda: Breath of The Wild se encuentra en el apartado gráfico, y la verdad es que el parecido es innegable. Si bien como dije antes el juego goza de identidad propia, lo hace en el diseño de sus personajes, en el combate y en la forma de contar la historia. Pero el apartado gráfico definitivamente es el que más se asemeja con el exclusivo de Nintendo. Esto no es como un punto negativo, ni una crítica, ni mucho menos, pero la comparación de las similitudes resalta a la vista. Dicho esto, el nivel de detalles que maneja el mundo de Immortals es exquisito, sobre todo cuando comienza a caer la noche y el cielo se cubre de un color cósmico que nos invita a sacar mil y un fotos. 

Para redondear la reseña quiero dedicarle unas palabras más al diseño del mundo el cual nos va a recibir con gigantes convertidos en piedras y viejos enemigos mitológicos. El paisaje mismo del juego toma parte activa en contarnos la historia de la mitología griega con, como dije antes, un sin fin de detalles. Las regiones variadas de la Isla Dorada tienen sus propios colores y detalles que nos invitan a recorrer hasta el más oculto de sus rincones. Además de las lomas y los valles, los bosques y los ríos y lagos, el juego cuenta con un sin fin de detalles y construcciones.

No solo vamos a encontrarnos con los templos de los dioses sino también con estructuras variadas a lo largo del camino. De hecho y en un detalle que me olvidé de mencionar más arriba, de tanto en tanto nos vamos a encontrar con héroes que no han sido corrompidos y que nos van a ayudar en combates locales, al menos hasta que terminen bajo el pie de un cíclope. 

Ahora sí, para terminar con la reseña tengo que decir que el único punto flojo que le encontré fue la imprecisión al momento de escalar en determinados lugares. Al ser un juego en que al escalar, nadar, o volar, se consume stamina, perder energía por la imprecisión de los controles no algo agradable. Aunque si tenemos en cuenta que esta es la única crítica que tengo para hacer, y que dentro de todo no es un problema tan grave, el resultado es más que satisfactorio. 

Immortals Fenyx Rising se pone a la venta el próximo 3 de diciembre de este 2020, y lo van a encontrar en las consolas  PlayStation 4 y PlayStation 5, Xbox One y Xbox Series, Nintendo Switch, PC (Uplay), y Google Stadia

Resumen

POSITIVO
  • Mundo y mitología increíblemente detallados
  • Humor
  • Combate entretenido
  • Repleto de puzles
NEGATIVO
  • Algo imprecisos los controles al escalar

Conclusión personal

Sí, Immortals Fenix Rising tiene tintes de Assassin ‘s Creed Odyssey y se parece visualmente al Legend of Zelda Breath of The Wild, pero toma solo cosas buenas de ambos títulos y le agrega su propia impronta. Personalmente me llamó mucho la atención cuando vi el World Premiere de Gods and Monsters en los The Game Awards del año pasado, pero nunca pensé que iba a disfrutar tanto de jugar esta aventura mitológica como lo hice y lo seguiré haciendo por mucho tiempo más. Se trata de un juego divertido con un combate fluido y rápido, además te invita a querer saber más sobre la mitología Griega y a encontrar los miles de detalles que esconde sobre la misma en el vasto mundo de la Isla Dorada. No puedo hacer otra cosa más que recomendar este juego a quienes busquen un juego plagado de puzles, combates interesantes, y una carta de amor, algo burlona, a la mitología griega. Porque se nota realmente que Immortals es el producto de la pasión y el amor que Ubisoft Quebec le puso en su desarrollo.

  • Desarrollador: Ubisoft Quebec
  • Publisher: Ubisoft
  • Plataformas: PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One, Xbox Series, PC (Uplay), Google Stadia
  • Fecha de publicación: 3 de diciembre 2020
  • Análisis hecho en: PlayStation 4