Review – Trials of Azra

"..puzles, plataformas y niños nigromantes.."

 

 Este juego de PC que tiene un aura nostálgica realizada por la gente argentina de Onion Core sorprenderá a quien lo juzgué por su estilo gráfico, ya que esconde una mecánica con un genial giro de tuerca que nos adentra a un mundo extraño y una forma diferente de pensar al resolver los problemas en un videojuego. Puzles, plataformas y nigromantes ¿Qué más se puede pedir?

  Controlamos a Sam, un chico con una infancia aparentemente normal que está jugando en su jardín con su perro (momento que aprovecha el juego para enseñarnos los controles básicos). Todo muy bonito hasta que una tormenta aparece, achicharra a nuestro peludo amigo y un vórtice nos absorbe a un sitio lleno de magia, objetos antiguos y criaturas extrañas...sin antes de ser recibidos por un nigromante que nos cuenta casi nada, más allá de que no sobreviviremos las pruebas que nos imponen si no aprendemos a controlar nuestros poderes.

Gameplay de Trials of Azra

 ¿Cuál es nuestro principal poder? Pues poseer el cuerpo de las criaturas que hayan muerto para usar sus habilidades únicas para resolver los diferentes desafíos: desde un mini cíclope con piernas fuertes para saltar más alto, pasando por una gárgola que puede volar, hasta fantasmas para atravesar paredes.

 A pesar que el juego simula un cierto estilo metroidvanesco al principio, el desarrollo es bastante lineal: entramos a un sector (unos cuatro con un total de más de 50 niveles) y resolver una serie de puzzles donde tenemos que usar interruptores, el cuerpo de inerte de enemigos y diferentes trampas. Cada sector tiene una ambientación específica y diversos enemigos (un jardín con viveros, una cocina enorme, etcétera), al final de ellos nos encontramos con jefes con sus patrones de ataque al más puro estilo Megaman...así que no se les hará muy difícil si ya tienen experiencia con este tipo de enemigos; lo que hay que tener en cuenta: mientras más veces perdamos en un nivel, menos será nuestra recompensa monetaria al terminar un sector.

Gameplay de Trials of Azra

 No solo contamos con movernos, saltar y entrar en cuerpos muertos y podridos (sin llegar a tocar el tabú de la necrofilia); sino que podemos hacer un pequeño movimiento de roll lateral para esquivar y usar el maná para lanzar bolas de energía. Estas últimas podemos ir mejorando en una tienda que hay en la zona central del juego y obtener (o encontrar) pergaminos con otros poderes (como un tirar un genial láser de nuestras manos). También podemos aumentar nuestra cantidad de vida y maná, además de pociones para curarnos si es necesario.

 Los niveles y problemas que se presentan en su mayoría no son difíciles y con una correcta curva de dificultad (con algunos cada tanto muy difíciles pero son los de menos), hay una genial sensación de gratificación al avanzar entre niveles ya que rara vez sentimos que nos están forzando a pensar de alguna determinada forma (por más que había una sola solución). Como punto negativo podría decirse que con un poco más de esfuerzo en el diseño de los puzzles hubiera sido más intuitivo saber que puede hacerse al poseer algunos enemigos (principalmente el uso de las gárgolas que pueden llevar al cuerpo del jugador a otros lados volando).

 Puede pasar que se nos haga difícil resolver un puzzle o arruinamos todo de manera que se vuelve imposible avanzar, para eso hay una opción para reiniciar el nivel así no debemos suicidarnos (no, en serio...no lo hagan, piensa en los que te quieren...y ponys, todos adoramos los ponys). Por ejemplo: algunas de estas situaciones son colocar a una criatura que poseemos en alguna parte que luego se nos haga imposible salir.

Gameplay de Trials of Azra

 Volviendo a la mecánica principal del juego, que es poseer criaturas muertas, si nos hacen mucho daño y morimos mientras lo estamos usando, el mismo vuelve a su lugar de origen (aun muerto) y perdemos un poco de la vida de nuestro personaje. Es importante notar que al momento de usar esta habilidad de nigromante, nuestro personaje se mantiene inmóvil en el lugar, y si nos alejamos mucho se muestra en una pequeña pantalla nuestro personaje en situación de trance místico (como si hubiera comido un brownie mágico que jamás, JAMÁS deben probar...jamás). También es importante señalar que podemos poseer a otros seres mientras ya estamos poseyendo a otro (no se preocupen, el tiempo sigue igual...no como la teoría de la película Inception), es decir, con nuestro personaje poseemos una rata que luego usamos para pasar por una abertura y atacar a un pequeño demonio que luego poseemos para prender fuego un interruptor que nos permite avanzar.

 Una alternativa al momento de jugar Trials of Azra es el modo cooperativo, el cual uno controla a Sam (el niño que por alguna razón nunca habla) y el segundo jugador tiene control sobre las criaturas que el primero posee con la diferencia que ambos pueden moverse para resolver los puzzles. Esto hace que muchos niveles sean más fáciles de resolver siempre y cuando sincronicemos bien con nuestro compañero. El modo cooperativo podría ser la mejor opción si no fuera porque se nota que no se pensaron posibilidades que aprovechen el movimiento de dos jugadores simultáneos (hubiera sido mejor niveles aparte usando esa característica) y que cuando el segundo jugador se aleja del primero, este último se muestra en un cuadro pequeño que se hace difícil saber si no hay un peligro cerca (ya que si muere el primer jugador, se vuelve al principio del nivel, hubiera sido mejor que nuestro compañero sea el de la pantalla chica).

Gameplay de Trials of Azra

 Gráficamente no hay mucho que decir, en general es un estilo retro de principios de los ‘90 con algunos sprites que no parecen haber sido realizados con el mismo estilo (como el diseño de las plantas carnívoras). Todo esto igual esta muy bien hecho para haber sido realizado por dos programadores que no se especializan en diseño visual. Mención aparte es la genial portada del juego realizado por otra persona externa al equipo que capta la esencia de Trial Of Azra.

 La parte sonora no tiene nada destacable pero tampoco nada malo en sí, exceptuando la música de los jefes finales. Puedo decir que entra en lo “correcto y esperable”, pero nada especialmente memorable.

Gameplay de Trials of Azra

N.E.: Te recomendamos el Programa #38 – 2017:Deciles que no tenemos pan duro en el que Momfus nos contó sobre Trials of Azra en la sección Re-Cebados.

Resumen

  • + Excelente uso de la mecánica de poseer enemigos.
  • + El jefe final del juego.
  • + La sensación nostálgica noventera que nos transmite.
  • + Niveles cortos y de perfecta duración frente a lo que propone el juego.
  • + Correcta curva de dificultad.
  • + Las pequeñas dosis de humor.
 
  • - La gráfica es algo de lo más mejorable.
  • - El modo cooperativo poco aprovechado.
  • - A veces no se entiende las habilidades de algunas criaturas que poseemos.
  • - La configuración predefinida de controles al jugar con teclado.
  • - Algunos niveles se sienten con soluciones muy forzadas.

Conclusión Personal

 Onion Core trae una propuesta creativa en los videojuegos argentinos a un precio correcto y que vale la pena darle una oportunidad. Con algunos cambios en el apartado sonoro y visual, podría haberse convertido en uno de los mejores juegos del último tiempo de su país de origen; no por eso dejamos de recomendarlo...pero nos hubiera gustado haber controlado más tiempo al pobrecito cuerpo inerte de nuestro perro (extrañamos al pichicho *snif*). Recomendado jugar con joystick en vez de teclado.

  • Desarrollador: Onion Core
  • Publisher: Onion Core
  • Plataformas: PC (Windows / Mac OS X ) - Steam
  • Origen: Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
  • Fecha de publicación: Agosto del 2016
  • Análisis hecho en: PC - Steam (Windows 10)

About the Author

Momfus Arboleo

Apasionado por los videojuegos y desarrollador de algunos en Crios Devs. Siempre con mate para disfrutar del medio fichinero.

Juego favorito: “Castlevania Symphony of the Night”