Review – Okhlos

"..a los dioses ni cabida.."

 

 

 ¿Cansado del abuso de los dioses a la humanidad? ¿Te gustaría acabar con su régimen y detener su abuso? ¡ES TIEMPO DE DECIR BASTA! ¡Hay que destruir a las deidades griegas! Con esta premisa el estudio argentino Coffee Powered Machine nos introduce al mundo de Okhlos, un videojuego de estrategia y acción con elementos de roguelike donde manejaremos una turba enardecido y enojada que sería la envidia de cualquier revolucionario francés.

 La historia se presenta en unas cortas viñetas relatadas por el famoso Homero (conocido por La Odisea y la Iliada) con cierto humor y hablando siempre en pasado, donde muestra como los dioses griegos abusan de la humanidad y nuestro héroe filósofo se cansa del mismo, llevándonos a un tutorial donde aprendemos un concepto básico pero importante: la turba no necesariamente tiene que estar siempre manejada por el mismo personaje, este va cambiando al morir por otro filósofo o tipo de líder que hayamos elegido.

 Durante el transcurso del juego iremos por niveles siempre con un estilo característico (la Atlántida está llena de agua, Hades de fuego, etcétera) que a su vez se dividen por sectores que se generan proceduralmente, por lo que cada partida no será siempre igual.

Gameplay de Okhlos

 La jugabilidad es una mezcla de Pikmin, Overlord y Rampage. Uno se va moviendo por las zonas de los niveles y maneja una bandera donde señala dónde debe dirigirse la turba que controlamos; cuando nosotros o alguno de los que controlamos tocan otra persona o animal, este se une al grupo si hay capacidad en el mismo. Nuestro objetivo es destruir todos los enemigos que haya en la zona para abrir la puerta que nos dirige a la siguiente, esto lo hacemos unas cuantas veces hasta llegar al jefe final que es alguno de los conocidos dioses griegos en un tamaño enorme.

 ¿Cómo manejamos nuestro grupo furioso con sed de venganza? Tenemos dos tipos de acciones y tres formaciones que pueden usarse entre sí (un tipo de acción con un tipo de formación): la formación normal es la que simplemente están siguiendo la bandera que señalamos, la formación cerrada nos permite tener un mayor control en su movimiento (perfecto para pasar entre trampas y evitar ciertos enemigos) y la formación abierta que nos permite correr y abarcar con nuestra turba, un mayor espacio de destrucción (también nos hace más vulnerables a los ataques pero lo bueno es que permite que los efectos de envenenamiento o si alguien se prende fuego no contagie al resto). Las acciones son simplemente atacar y defenderse: la primera hace que nuestros enardecidos compañeros hagan daño todo los que se les cruce hasta la posición que le señalamos con la bandera (pero también se vuelve su movimiento más lento), el segundo permite que recibamos menos daño o hasta hacer rebotar al enemigo fuera de donde estamos (perfecto para los ataques de área).

Gameplay de Okhlos

 ¿Qué clase de revolucionarios podemos controlar? Existen cinco tipos de unidades que cuentan en el límite que nuestra turba puede llevar, que son: los ciudadanos comunes (unidad básica sin ningún beneficio especial), los defensores (soldados azules con escudo que aumentan la defensa total de la turba), los filósofos (con más velocidad pero menos puntos de salud que los ciudadanos, y básicamente son como nuestras “vidas”, se termina la partida si te quedas sin uno), esclavos (pueden llevar items para usar y tienen menos menos moral pero más salud que los ciudadanos) y los guerreros (soldados rojos que dan mayor poder de ataque a la turba).

 Además de los anteriores tenemos dos tipos de unidades que no afectan al límite del tamaño de nuestra turba: los animales y los héroes. Los primeros no afectan en nada y solo están en decoración (al menos en el modo normal del juego) y hay gatos, perros, caballos, etcétera. Los héroes añaden y/o quitan ciertas cosas a nuestra turba, tenemos por ejemplo a Penélope que aumenta la salud total de la turba e incluso está el conocido Leónidas que aumenta la fuerza de ataque; existen algunos que tienen habilidades especiales como el hijo no reconocido de Goro (guiño a Mortal Kombat) que puede llevar varios objetos o Aníbal que hace a los enemigos más lentos. Los héroes los iremos desbloqueando derrotando ciertos jefes, realizando algunos logros, etcétera; lo bueno es que las diferentes combinaciones permiten que vayamos variando de estrategia….y serán muchas veces.

Gameplay de Okhlos

 Con lo último del anterior párrafo me refiero es que es un juego que vas a perder y volver a comenzar una y otra vez desde el comienzo, esto al principio choca un poco pero una vez que aprendes a manejar la mecánica se hará algo adictivo. Al “morir” vamos a la ciudad de Ágora, que es una sector de selección de héroes que queremos que nos acompañen (un máximo de 4) y un tipo de líder a elegir (con diferentes beneficios), también podemos volver a elegir hacer el tutorial o hablar con un misterioso personaje que nos pide ingresar algún “CRYPTO”, estos los encontramos escondidos en algunos carteles y al desbloquearlos nos permite jugar con diferentes modos (uno en que somos Leónidas con sus famosos 300 espartanos como límite, o que en vez de destruir a los enemigos deberemos rescatar personas para seguir, etcétera); lo único malo que note es que algunos no pueden mezclarse con el modo normal, por ejemplo: hay un crypto que hace que los sprites de las unidades de nuestra turba sean más grandes dependiendo de su fuerza pero no puedo también comenzar con otro modo de crypto o con los héroes que elegí en un principio. Una vez que tenemos todo preparado comenzamos al principio del juego pero van variando los enemigos y algunas trampas del lugar, también vamos mejor preparados.

 Durante el trayecto del juego iremos encontramos diversos ítems que recolectan los esclavos de nuestra turba que tienen diversos efectos: el escudo amarillo nos hace invulnerables por un tiempo, un pedazo de carne que cura nuestro grupo un poco, bombas que al activarla provocan daño a nuestros enemigos, etcétera. Saber cuando y donde usar esos ítems es crucial para que nuestra revuelta contra las deidades sea exitosa. Algo a tener en cuenta es que entre sectores de los niveles encontraremos tiendas donde podemos intercambiar cierta cantidad de personas de un tipo por otro o incluso héroes que se sumen a nuestra hermosa revuelta.

Gameplay de Okhlos

 Los enemigos en Okhlos tienen diferentes habilidades como golpear el suelo haciendo daño de área, embistiendo tu turba para ir directo al líder, tirar veneno o rocas, etcétera; estas criaturas siempre basados en la mitología griega siguen patrones que una vez que uno los reconoce puede saber cuando atacar y defenderse para recibir el daño mínimo. Los jefes finales de cada nivel tienen ciertas probabilidades de aparecer (por ejemplo en el primer nivel, Delfos, puede tocarte Hera o Apoloy cada uno tiene sus tipos de ataques y características particulares. Podemos ver las descripciones de todos los dioses y enemigos (además de los héroes) en una enciclopedia que tiene el juego.

 Algo a tener en cuenta es nuestro “nivel de turba”, el mismo lo afecta la moral que tan rápido se reduce y puede aumentarse reclutando o destruyendo elementos de la zona o los enemigos. Mientras más enardecida esté la turba, más destrozos y fuerza tendrán (llegando a “mega caótica” dónde podemos hasta destruir edificios enteros). Si estamos mucho tiempo sin hacer nada o mueren muchos de nuestras unidades, el nivel de la turba pasa a depresivo y las unidades comienzan a irse; si esto llega a cero, será volver otra vez al principio del juego.

Gameplay de Okhlos

 El aspecto gráfico es soberbio con un estilo que mezcla el 2D con el mapa 3D en una vista aérea que me recuerda mucho a la apariencia de Paper Mario con más toques pixel artTodo el arte visual permite sumarse perfectamente al tono humorístico del juego.

 En el lado musical no encontramos algo realmente muy memorable (no quiere decir malo, el tema principal y el de la ciudad de Atlántida son mis favoritos) pero si mucho amor en su realización. Si hay que comparar diría que es un estilo al primer Age Of Empires con tonadas más frenéticas que va aumentando y sonando como una fiesta electrónica mientras destruyes todo, dependiendo de nuestro nivel de turba. En los sonidos se aprecia la simpleza (nuevamente, en el buen sentido de la palabra) y al estilo dibujo animado.

Gameplay de Okhlos

 Al momento de probarlo habían un par de bugs molestos en el juego, incluso un momento en que había tanto movimiento que la caída de fps (frames per second) era muy notoria por varios minutos y me sucedió un par de veces que se cortara todo el aspecto sonoro haciendo que tuviera la misma música de fondo sin parar (defecto que se arregla reiniciando el juego y teniendo que volver al principio del nivel que me encontraba). También algunos miembros de Gamer Con Mate tuvimos problemas con una PC de alta gama cuyo driver de sonido de la placa integrada no era compatible con el juego, haciendo imposible jugarlo con algo de audio. Cabe destacar que la curva de dificultad varía mucho en que nos toque en su formación procedural de sectores, algunos comienzan con una gran cantidad de enemigos muy fuertes que hace que uno pierda antes de parpadear o que, niveles como Atenas, se nos hicieron mucho más difíciles que Hades o incluso el Olimpo (niveles posteriores).

 El juego tiene enemigos muy divertidos y a simple vista se ven diversos, pero varios son casi reciclados con los anteriores pero con otro color (como los cíclopes). Otro aspecto técnico que puedo señalar es que el requisito mínimo del juego es de 3 GB de RAM, haciendo que aún con 4 GB (computadora de gama media que probamos) tengas ralentizaciones del juego muy molestas, pero el lado positivo es que el juego pesa cerca de 600 MB (muy bien para las horas de diversión que ofrece).

N.E.: Te recomendamos el Programa #11 - 2016: Se papotean con tecnología en el que Momfus nos contó sobre Okhlos en la sección Re-Cebados y también le realizamos una entrevista vía telefónica a uno de los desarrolladores.
 

Resumen

  • + Tonos de humor muy buenos con guiños a otros juegos, libros y películas.
  • + Gráficos cartoonistas excelentes con música acorde.
  • + Jugabilidad soberbia y adictiva.
  • + Diferentes desafíos interesantes que se habilitan con los cryptos.
  • + Variedad en héroes a elegir y desbloquear para cambiar de estrategia.
  • - Algunos ítems y elementos del juego no se entienden muy bien por sí solos.
  • - La curva de dificultad no es escalonada en algunas sesiones de juego.
  • - Algunos bugs de sonido molestos.
  • - A veces la IA al tener muchas unidades hace que se queden atrapados entre edificios.
  • - Puede volverse muy frustrante al principio.

Conclusión Personal

 Nos encontramos con un juego adictivo al agarrarle la mano a la mecánica y bastante original (tanto nacional como internacionalmente). Recomiendo mucho jugarlo de lo posible con un joystick de Xbox 360 ya que se siente muy natural de esta forma. Esperen poder terminarlo entre 8 a 10 horas con sus diferentes finales (sin contar los modos). Es momento de ponerse la toga y ajustarse las sandalias ¡LOS DIOSES CAERÁN!

  • Desarrollador: Coffee Powered Machine
  • Editor: Devolver Digital
  • Plataformas: PC - Steam / GOG (Windows, Mac OS X, Linux)
  • Origen: Buenos Aires, Argentina
  • Fecha de publicación: Agosto del 2016
  • Análisis hecho en: PC - Steam (Windows 10)

About the Author

Momfus Arboleo
Apasionado por los videojuegos y desarrollador de algunos en Crios Devs. Siempre con mate para disfrutar del medio fichinero. Juego favorito: "Castlevania Symphony of the Night"